Home Cómics Not Invented Here

Not Invented Here

Por el Cómics
Not Invented Here

"Detrás de cada pieza de software hay un talentoso y concienzudo equipo de duros trabajadores dedicados a producir el producto más calificado usando las mejores prácticas y estándares de la industria internacionalmente aceptados. Y luego están estos tipos." Una tira con mucho humor donde todo lo que compila, se vende.

Not Invented Here (NIH) se trata de un webcómic creado en algún momento de 2009 por Bill Barnes, programador y caricaturista, y el dibujante Paul Southworth. Su primera tira vio la luz en setiembre de ese año, destacándose tanto por su tono como por su genial arte.

Not Invented Here

La historia gira en torno a Owen Owenson y Desmond Kalani, respectivamente, torpe líder de proyecto y maníaco programador de una empresa de software. A través de la misma conoceremos más sobre sus vidas, ambiciones, entorno, y llegado el momento, también sobre su pasado. A diferencia de otras tiras del estilo, aquí los personajes evolucionan dentro de una trama que va enriqueciéndose entrega tras entrega, proponiendo nuevos retos y (cada tanto) grandes revelaciones.

Como ha sucedido con varias de las obras que hemos venido reseñando en Multiverseros, conocimos y pudimos adquirir NIH gracias a Kickstarter. Allí se nos proponía financiar la edición en papel de su segundo tomo recopilatorio, "Upgrade Path", con tiras que irían desde abril de 2011 y barajaban varios cierres según lo recaudado. Superados ciertos "goals", terminó llegando hasta junio de 2013. Afortunadamente, existía un nivel de colaboración superior en el que era posible hacerse también de "Runtime Error" (su primer recopilatorio), y fue allí mismo donde mi dinero fue a parar.

Si Dunder Mifflin hubiese sido una compañía de software, seguramente NIH y The Office tendrían innumerables puntos de contacto. Más allá de las diferencias del medio en el que han crecido, su tono y su desarrollo son muy similares, y básicamente se reduce a mostrarnos el día a día de una empresa y sus empleados, predominando el humor por sobre todas las cosas.

Not Invented Here

Como ya mencioné, el protagonismo recae sobre Owen y Desmond, pero con el correr de las tiras iremos conociendo a un buen número de secundarios, cada uno con su personalidad y una historia detrás que descubriremos en posteriores entregas. Los hay para todos los gustos: CEOs, managers, programadores, testers, mascotas y hasta proyectos de ciencias. Seguramente cada lector encuentre a su favorito. En mi caso, cuando Umesh (programador indio de pocas pulgas y "rival" acérrimo de Desmond) entra en escena, la carcajada está garantizada.

Las tres o cuatro viñetas que conforman cada tira (al mejor estilo de Peanuts o Mafalda), no son impedimento para que personajes y situaciones avancen dentro de una trama más general, a veces de forma continuada, otras de a pequeños saltos temporales. Podemos ver cómo Bill fue depurando su técnica y ya inmersos en la historia esta avanzará de forma fluída, con total naturalidad y mejores golpes de efecto.

Si bien el humor puede ser entendido por cualquiera que decida darle una oportunidad, en muchos casos Bill se aprovecha de los clichés del medio. Varias veces me he sentido identificado con Desmond y sus manías, y probablemente todo programador encuentre también sus puntos de contacto. Esto no quiere decir que debamos ser del "ambiente" para disfrutar de la tira, pero sí creo que para quienes estén habituados a modelar con ceros y unos, cada viñeta tendrá un sabor especial y será más sencillo generar cierta empatía con los distintos "actores" que intervienen en la historia.

Not Invented Here

Promediando el segundo tomo se produce el único cambio drástico que por el momento ha sufrido la serie, dado por la partida de Southworth y la llegada de Jeff Zugale, artista que ha sabido ganarse la vida produciendo arte conceptual y storyboards para Hollywood y videojuegos. Como bien lo explica el propio Barnes, en lugar de emular el estilo de Paul, Jeff se decantó por potenciar el suyo propio, que no sólo es muy bueno sino que mejora tira a tira, pero no deja de resultar chocante en las primeras de cambio. Una vez acostumbrada la vista, la historia recupera su frescura y fluidez habituales.

"Upgrade Path" cierra con una serie de bonus strips, entre los que se destacan unos realizados con la técnica de fotonovela y los titulados "Energize" y "El origen secreto de Meatloaf" en los cuales Paul Southworth vuelve a hacerse cargo del arte. Allí también van a poder ver qué tal dibuja el propio Bill1.

En cuanto a la calidad de los recopilatorios, ambos vienen en formato apaisado (el habitual en este tipo de obras), con hojas satinadas y a todo color. De a dos tiras por página, el primero supera las 300 y el segundo las 400. Su gramaje es lo suficientemente flexible como para leer sin ningún problema en cualquier lugar (ómnibus, cama, oficina y, por supuesto, baño). Así que en este sentido tampoco hay nada que reprocharles.

Not Invented Here

Desde que los tomos están en mis manos y luego de habérmelos devorado, las visitas a notinventedhe.re se han vuelto una cita obligada. Allí he podido seguir las vidas de estos personajes desde donde se quedaron en papel, además de cebarme día a día con la idea de algún futuro anuncio de un tercer recopilatorio. Acá tienen comprador seguro.


1 En verdad, el arte de Bill Barnes ya puede ser visto en "Runtime Error", durante un breve período en el que Paul no estuvo disponible.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3