Home Cómics Officer Downe: Bigger Better Bastard Edition

Officer Downe: Bigger Better Bastard Edition

Por el Cómics

Officer Downe: Bigger Better Bastard EditionUn policía hiperviolento dedica su vida a luchar contra el crimen, y cuando esta se termina es resucitado de manera mística para que lo siga haciendo. Una historia corta con un guión zafadísimo de Joe Casey, acompañado por los magistrales dibujos de Chris Burnham.

Officer Downe: Bigger Better Bastard Edition

Officer Downe: Bigger Better Bastard EditionMe cuesta individualizar (o definir) a Joe Casey en mi universo de guionistas de cómics. Recuerdo que lo vi por primera vez en una entrevista de la revista Wizard, debido a su nuevo empleo como escritor de la serie de Hulk, y en las entrevistas aparecía de lentes negros. Quizás por eso nunca le saqué la jeta y eso me dificultó las cosas.

Casey estuvo en Adventures of Superman pero no pasaba nada con sus historias, estuvo en Wildcats 3.0 y lo que hizo fue oro en polvo, se mandó un gran homenaje a Kirby con su Godland y escribió un montón de cómics de los X-Men que jamás voy a leer. No es que mi intención sea encasillarlo, pero me facilitaría las cosas.

Con su Officer Downe, por ejemplo, no me compró la premisa, ni el hecho de que fuera Casey el hombre al volante. Me compró la presencia del dibujante Chris Burnham, el mismo de Batman Inc., con su estilo que tiene partes de Geoff Darrow y partes de Frank Quitely.

Si se tratara de una seguidilla de pin ups de Burnham, este tomo en tapa dura ya valdría la pena, pero los dibujos están unidos por una retorcida y pochoclera aventura (lo reconoce el mismísimo Casey en el epílogo... "estos son cómics del Mínimo Común Denominador"). Y como a mí me gustan esta clase de aventuras, en su justa dosis, lo disfruté bastante.

En realidad vendría a ser un mediometraje, porque esta novela gráfica tiene solamente 56 páginas. Y es una versión aumentada.

Son suficientes para conocer la trágica y macabra historia de Terrence Downe, un policía del palo, que hace muchos años murió y desde entonces es revivido una y otra y otra vez para luchar contra el mal, ya que es lo único que sabe hacer. Después de leerlo, uno siente que Alex Muprhy no la pasó tan mal.

Las numerosas resurrecciones de Downe tienen una explicación tan ridícula como los villanos que enfrenta durante la historia. Villanos que son despachados de las maneras más crueles posibles (se hace justicia, porque el oficial es despachado de maneras tan o más truculentas).

Burnham y Casey se divierten con la hiperviolencia, con un estilo Tarantinesco pero más sucio debido al hábil lápiz del dibujante. Las partes del cuerpo se desprenden de los mismos, o son aplastadas, o explotan, siempre en pequeñas obras de arte. Los colores de Marc Letzmann le dan el acabado perfecto.

Este definitivamente no es un cómic para estómagos sensibles ni mucho menos para todo público, ya que comienza (en dos páginas que claramente fueron agregadas para este tomo, porque no hacen aporte alguno a la historia) con una muy gráfica escena de sexo oral.

El tomo se completa con numerosos sketches del artista, un desarrollo de sus dibujos, así como colaboraciones de dibujantes invitados, como para que el comprador se lleve un libro algo más gruesito.

Es lo de menos, a la cuarta o quinta página el precio ya está más que amortizado.

Officer Downe: Bigger Better Bastard Edition

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3