Home Cómics Prison Pit: Rehabilitame ésta

Prison Pit: Rehabilitame ésta

Por el Cómics

Prison Pit: Rehabilitame éstaEl guionista y dibujante Johnny Ryan acostumbra a revolver los estómagos de sus lectores, pero en esta oportunidad pergeñó una historia tan extrema que con seguridad algunos no puedan terminarla. La siguiente reseña puede herir la sensibilidad del internauta.

Prison Pit: Rehabilitame ésta

Johnny Ryan es un creador de cómics muy particular, que utiliza el grotesco para generar cosas en el lector, por lo general relacionadas con el asco. En algún punto se toca con Gustavo Sala (no quiero saber dónde), otro que suele revolver con una inteligente combinación de fluidos corporales.

Prison Pit: Rehabilitame éstaSus historias, como la serie Angry Youth Comics, suelen tener una importante carga de diálogo, en donde también introduce dardos que se clavan en las globos oculares de quienes las leen (ven que de pensar en Ryan ya me van apareciendo imágenes desagradables en la mente). Pero el cómic que leí es un monstruo completamente diferente.

Prison Pit es una serie de tomitos de 120 páginas cada uno, en donde podemos leer a un Ryan... desatado. Como cuando Warren Ellis o Garth Ennis se van a Avatar y crean esas chanchadas en las que parece faltar un editor que diga: "muchachos, se están yendo al carajo". Pero acá el resultado es disfrutable, siempre que uno posea una mente enferma como la mía.

La historia de Prison Pit es una anécdota para que ocurran cosas desagradables. Un alienígena es arrojado en un extraño planeta, donde deberá enfrentar a criaturas cada vez más desagradables, en una mezcla de Survivor con una película snuff.

El menú del día contiene desmembramientos, muertes, lluvias doradas, autosatisfacción, excremento, simiente, relaciones sin consentimiento y bestialismo. No apta para la mayoría de los públicos.

Ryan dosifica los golpes bajos, comenzando por una violencia extrema que puede anestesiar al lector, para comenzar a romper todos los códigos de la moral y las buenas costumbres, violando hasta el último de los tabúes. Y disfrutando demasiado de la violación.

Al momento de la reseña sólo habían sido editados los dos primeros volúmenes.

BONUS TRACK: Una interpretación multiversera del protagonista de la historieta.

Prison Pit: Rehabilitame ésta

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3