Home Cómics Reseña: Aquaman #1 a #4

Reseña: Aquaman #1 a #4

Por el Cómics
Reseña: Aquaman #1 a #4

Luego de la bajada de pulgar que significó la reseña de su número debut y aprovechando la llegada al país a un módico precio del tomo recopilatorio de su primer arco, gracias a ECC Ediciones, me hice con un ejemplar y me dispuse a intentar disfrutar un poco más de las nuevas aventuras de este bastardeado personaje.

Uno de los aspectos más llamativos de esta nueva etapa de Aquaman es que justamente ese menosprecio que ha venido sufriendo en la vida real Geoff Johns se propone trasladarlo al cómic.

Reseña: Aquaman #1 a #4

Es así que, en el primer número de la serie, la cosa se reduce a varios encuentros del personaje con algunos de los habitantes de la ciudad en donde fue criado y en donde ahora se dispone a vivir junto con Mera (tras su decisión de abandonar Atlantis y abdicar al trono). Dichos encuentros están cargados de toques de sitcom, que siempre tienen a Aquaman como centro de todos los gags (pero el mundo no ríe con él, ríe de él). Y es en ese esfuerzo por dejar asentada esta postura en donde el personaje sufre más de la cuenta, y termina esas primeras 22 páginas como un perfecto papanatas.

¡Ojo! El número 1 de la serie no deja de ser entretenido (yo incluso le hubiese dado un puntaje más alto que el que le tocó en suerte en aquella primera reseña de Penitente1), pero sí es verdad que resulta algo repetitivo. Quizás con un par de gags hubiera bastado y así se hubiese podido desarrollar un poco más la trama principal, de la que allí poco se toca (tan sólo un par de páginas al principio y otro par al final).

Reseña: Aquaman #1 a #4

El segundo número de la serie aumenta en interés, siendo el foco de atención esas aterradoras pirañas humanoides luminiscentes. Sabemos que son una raza primitiva, nacida en las profundidades del océano, que han abandonado su habitat natural en su búsqueda insesante de comida. No parecen tener un dialecto muy desarrollado y a nuestro héroe le resulta imposible poder comunicarse con ellas. Las criaturas sólo entienden de matar y devorar y Aquaman entiende que lo único que queda es hacerles frente a coscorrones.

Sin embargo, para mi gusto, este primer enfrentamiento ocupa más de la cuenta. El segundo y tercer número transcurren casi en su totalidad en un mismo muelle y dentro del marco de la misma pelea. El poco espacio restante queda para mostrarnos algún flashback, explicarnos algo más de estos hwaanks (mediante una autopsia a uno de ellos, que se convierte en el aporte más interesante de estos números) y plantearnos algunas interrogantes sobre asuntos que seguramente serán tratados en arcos futuros. También nos son presentados algunos personajes secundarios que acompañarán a Aquaman durante el resto de la serie (como el ayudante de Sheriff, el biólogo loco y hasta un simpático chucho que en determinado momento aparece).

Reseña: Aquaman #1 a #4

El último número es sin dudas el más flojo de los cuatro, todo lo que allí ocurre es demasiado precipitado. Aquaman y Mera bajan a las profundidades en busca de estas criaturas y de las personas que tienen cautivas. En el camino se encuentran con un nuevo misterio relacionado con los atlantes y más adelante con la gran reina hwaank. Todo sucede muy rápido y en unas pocas acciones nos encontramos con el problema resuelto. Ya en la superficie, Aquaman consigue a su primer admirador confeso y adopta una mascota que en primera instancia no parece tener mucho que ver con lo que uno espera del personaje.

En líneas generales, la historia es mala, principalmente porque el argumento es muy poquito (algo similar a lo que el propio Johns nos mostró en el primer arco de la Justice League). Un punto alto es sin dudas el arte de Ivan Reis, muchas de sus viñetas pueden ser seleccionadas para adornar notas como esta. Las criaturas a las que Aquaman debe hacer frente tienen un aspecto realmente amenazador, de veras dan la impresión de que el fondo del océano del DCnU es un lugar peligroso.

Varias incógnitas quedan planteadas, todas mucho más interesantes que esta historia inaugural. Esto puede ser un motivo válido como para seguir dándole una oportunidad a la serie, que esperemos no termine corriendo el mismo destino que sus predecesoras. Aunque pienso que este arranque tal vez mucho no le ayude.

Reseña: Aquaman #1 a #4

1 Ya lo dijo Julio Ríos, el tiempo pone cada cosa en su lugar. Tuviste razón en todo momento, terminó siendo un cómodo 2.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3