Home Cómics Reseña: Battling Boy

Reseña: Battling Boy

Por el Cómics

Reseña: Battling BoyPaul Pope volvió a las andanzas con "Battling Boy", una novela gráfica acerca de un joven poderoso que llega a una ciudad repleta de monstruos, convirtiéndose en héroe de todos sus habitantes. Acción y aventuras con algo de Kirby pero mucho de Pope.

Reseña: Battling Boy

Reseña: Battling BoyGracias a los avances de la tecnología y a la generosidad de First Second Books, Multiverseros pudo acceder a la versión digital de Battling Boy, el último cómic escrito y dibujado por Paul Pope, a presentarse en la Convención de Cómics de Nueva York y disponible para la venta en Amazon a partir del 8 de octubre.

Battling Boy está ambientada en Arcopolis, una ciudad azotada por monstruos de toda clase y color (con la característica común de provenir de la fértil imaginación de Pope). Los niños deben estar atentos al toque de queda ya que su vida depende de ello, y manzanas enteras pueden terminar debajo de las patas gigantes de algún monstruo.

Afortunadamente para los ciudadanos de Arcopolis, el poderoso Haggard West zurca los cielos con su jetpack y mantiene a raya a Sadisto y su banda. Desafortunadamente para los ciudadanos de Arcopolis, la primera aventura de West de la que somos testigos es la última.

El vacío de (super)poder será ocupado por el héroe del título, un muchachito de trece años, criado en otra dimensión o plano de existencia, y enviado a nuestro mundo por su padre (especie de Thor) para que se haga hombre.

Este boy llega a Arcopolis justo a tiempo para deshacerse de un bicho descomunal, con la ayuda de sus remeras de animales y una manito de su padre. Mientras que los políticos buscarán utilizarlo para sus fines y hasta cambiarle el nombre, los villanos deberán organizarse para derrotar a este nuevo enemigo. Mientras una nueva generación de West espera para hacer su presentación en sociedad.

Reseña: Battling Boy

Paul Pope tiene más admiradores por su dibujo repleto de curvas que por sus guiones, pero en este caso ambas faenas van de la mano. El espíritu de Kirby está presente en las ideas majestuosas (que por momentos no se toman tan en serio) y en el exceso de creatividad. Sin embargo, no se trata de uno de esos homenajes extremos al estilo Godland, sino que Pope encuentra su propia voz, incluso es escenarios "clásicos" como el disque Asgard.

En las 200 páginas de esta novela gráfica original se intercalan escenas de mucha acción y suspenso, con conversaciones mundanas y hasta diálogos absurdos, como el del alcalde y sus secuaces, más preocupados por el origen del joven que por todo el bien que hizo desde que apareció.

Los dibujos más "popianos" son los de los villanos, en particular el de Sadisto y los suyos, con sus capuchas al estilo verdugo y sus brazos vendados. Otras criaturas directamente son más monstruosas, pero estos conservan un rasgo de humanidad que los hace aun más macabros.

Es importante aclarar que la historia no es completa y que al llegar al final uno queda automáticamente enganchado y con ganas de leer más. Esta sensación es prueba suficiente de que el cómic cumplió su cometido y aporta más evidencia a la hipótesis de que Paul Pope está entre lo más alto de los creadores modernos.

Reseña: Battling Boy
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3