Home Cómics Reseña: Godzilla: The Half-Century War

Reseña: Godzilla: The Half-Century War

Por el Cómics

Reseña: Godzilla: The Half-Century WarGodzilla no es un personaje complejo en sí mismo, pero acompañado de un militar japonés que lo persiguió durante años y con guión y dibujos del talentosísimo James Stokoe, se convierte en una miniserie ineludible para los amantes del cómic en general.

Reseña: Godzilla: The Half-Century War

Reseña: Godzilla: The Half-Century WarMi relación con Godzilla, el lagarto verde que suele desordenar los vecindarios de Tokio, se limita a aquella serie animada que emitía Canal 5, en la que la tripulación del Calico invocaba al monstruo de las profundidades cada vez que se cruzaba con algún bicho de similar tamaño.

También estaba Godzooky, el pariente boludo, de Godzilla, que siempre aparece en la lista de los personajes más irritantes de los dibujitos animados junto a Scrappy-Doo. ¿Qué quieren que les diga? Yo era un niño y me divertía con ambos.

Desde la serie de Hanna-Barbera hasta ahora, mi exposición al lagartón fue la floja película estadounidense y poca cosa más. Sin embargo, aquí estoy, comentando una miniserie editada por IDW y protagonizada por Godzilla. Antes de que pidan la renuncia de Bonomi, les explico que el responsable es James Stokoe.

Stokoe es el responsable de Orc Stain, una serie ambientada en una suerte de Tierra Media, que sigue las andanzas de un orco (obvio) que suele andar en bolas. El dibujo y los colores de este muchacho le vuelan la peluca a una estatua de mármol, así que volví a apostar por él, y gané.

La premisa es interesante porque las historias clásicas de Godzilla pueden aburrir. Incluso sin haberlas visto, como es mi caso. ¿Qué ciudad destruirá hoy? ¿Con qué animal peor se encontrará, para que el público termine simpatizando por él?

En The Half-Century War conoceremos al capitán Ahab del lagarto gigante. El teniente Ota Murakami, quien estuvo presente en la primera embestida de Godzilla y luego formó parte del equipo de "reducción de riesgos", entendiendo que el bicho va a aparecer cuando se le cante, así que lo mejor es tratar de que haga el menor daño posible.

Como lo dice el título, serán cincuenta años siguiendo a Murakami por diferentes partes del mundo, siendo testigos de los desarrollos tecnológicos en materia de combate de mostros, y (no podían faltar) la aparición de otras criaturas jodidas, incluyendo a la polilla gigante y el Godzilla del espacio.

La historia evoluciona de manera orgánica y hace acordar a aquellos cómics de Batman en los que se maneja la posibilidad de que la presencia del hombre murciélago sea la que atrae a los "freaks". Acá, la aparición de Godzilla es la puerta de entrada para la menagerie tamaño baño.

Esto no es todo, porque aun mejor que el ritmo de la historia es el dibujo del propio Stokoe. Es como si Godzilla hubiera esperado toda su vida para encontrarse con los colores, la cinética y todo el poder de los trazos de este canadiense.

La energía está a escala de los actores, las onomatopeyas se fusionan con las líneas de acción, y cada vez que el protagonista abre la boca, realmente parece que el mundo está por terminarse.

Uno desea tener la botonera del capitán Majors y llamar al Godzilla de Stokoe a cada rato, sólo para verlo.

Reseña: Godzilla: The Half-Century War

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3