Home Cómics Reseña: My Faith in Frankie

Reseña: My Faith in Frankie

Por el Cómics

Reseña: My Faith in FrankieMike Carey escribió en 2004 la historia de una jovencita con dificultades para conseguir novio debido a los celos de su Dios personal. Recopilada en formato pequeño y en blanco y negro, puede espantar a más de un lector. Pero vale la pena ser disfrutada.

Reseña: My Faith in FrankieMike Carey es un autor versátil en el mundo del cómic estadounidense. El primer cómic que leí de su pluma fue "Sandman presents: Lucifer", de 1999, y desde entonces le vengo siguiendo la pista. Sus 75 números de Lucifer están en lo más alto de mis preferencias en historieta (si es que no están primeros), además de haber disfrutado de sus números de Hellblazer, la injustamente interrumpida Crossing Midnight y por supuesto The Unwritten.

En el año 2004 se despachó con "My Faith in Frankie", una miniserie de Vertigo que no transcurre por los mismos carriles del horror y las imágenes "adultas", sino que es una divertida historia acerca de una jovencita y sus problemas con los hombres. Que puede ser disfrutada por públicos de todo género y antigüedad.

Y es que Frankie tiene problemas para conseguir novio debido a las intervenciones de Jeriven su Dios personal. Tener a la versión más avanzada del "ángel de la guardia" puede ser beneficioso en los estudios y otros aspectos de la vida, pero Jeriven es terriblemente celoso y no permite que los tipos se le acerquen a una Frankie deseosa por convertirse en mujer.

Carey intercala la angustia adolescente con elementos sobrenaturales, que con el paso de los mini-capítulos en que se divide la historia (además de interludios que recuerdan a Calvin y Hobbes) la van oscureciendo, sin espantar al público.

Los personajes de la historia son tan creíbles como falibles, y en el centenar de páginas tendrán que aprender y madurar si quieren salir con vida.

En lo que refiere a la parte visual, Sonny Liew presenta un mundo cuya inocencia se ve reflejada en el trazo, con los mencionados interludios de la infancia de Frankie llegando hasta el extremo del dibujo infantil. Las tintas son de Marc Hempel, quien también es dibujante y cuyo dibujo tan particular se cuela con resultados interesantes en algunas de las viñetas.

Lamentablemente, la única recopilación disponible en inglés es en formato pequeño y en blanco y negro, lo que no permite el total disfrute del arte de Liew y Hempel, pero lo transforma en el caballo de Troya perfecto para aquellas personas que solamente leen en ese tamaño y sin colores (ya saben, esos que leen de derecha a izquierda).

Más allá de este detalle de fabricación, el contenido puede más que la forma y la historia de Carey funciona, gracias a Dios. Cualquiera de ellos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3