Home Cómics Reseña: The Light Brigade

Reseña: The Light Brigade

Por el Cómics

Reseña: The Light BrigadePeter Tomasi escribió una historia acerca de soldados estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, quienes interrumpen sus discusiones acerca de la fe porque antes deben destruir a una horda de seres poderosos que necesitan las reliquias de Jesús para conquistar toda la Creación.

Reseña: The Light Brigade

Reseña: The Light BrigadeYa me imagino al tipo vendiendo la idea para una adaptación cinematográfica de The Light Brigade: "es una mezcla entre Rescatando al soldado Ryan y Hellboy, con nazis hijos de un ángel rebelde enfrentados a un grupo de soldados estadounidenses y el Centurión que mató a Jesús".

Por suerte este volumen, que recopila la miniserie original, es más que una simple aventura pochoclera, como le dicen. Sin embargo, cuando cava demasiado profundo es cuando pierde la atención del lector.

El encargado de guionar es el señor Peter Tomasi, conocido por series como Green Lantern Corps y Batman and Robin. Lo que quizás muchos no sepan es que durante quince años fue editor en DC Comics, publicando alguna cosilla de su autoría mientras tanto, como en este cómic del año 2004.

Más allá de la burda definición del primer párrafo, déjenme contarles que The Light Brigade es una historia ambientada en Europa a fines de 1944. Un grupo de soldados estadounidenses bastante hartos de la guerra terminan envueltos en una trama que lleva casi dos milenios.

El último ángel desterrado por relacionarse con humanos, en compañía de un montón de hijos semiangelicales, está en busca de una espada que deberá "encender" con la luz de la Cruz de Cristo para poder conquistar toda la Creación. Esa espada cae a la Tierra en medio de la disputa entre dos ángeles, que hacen una corta aparición solamente porque es divertido verlos luchar entre ellos.

Tomasi introduce demasiadas variables y después pierde tiempo (o espacio) explicando reglas de manera innecesaria. La escena final, en donde los buenos deben defender una fortaleza del ataque de los malos, tiene un larguísimo preámbulo en donde los primeros fabrican armas conociendo la debilidad de los segundos, y luego reciben una suerte de bautismo místico. Si la película del comienzo llega a concretarse, esas treinta páginas (las conté) deberían resumirse a dos montajes de un minuto y medio cada uno.

Un temilla polémico es el manejo que Tomasi hace de la fe. Como ocurre en esas películas de matiné en las que el niño no cree en Papá Noel hasta el final, aquí no deja de haber cierta propaganda católica, y el descreído que perdió a su esposa será el "cordero perdido" al que conquistar. Los ateos deberían leer este cómic con la misma imaginación con la que miran Milagro en la calle 34.

Lo mejor del cómic está en el comienzo, en donde Tomasi demuestra que podría escribir perfectamente una serie sobre el sargento Rock, y en el dibujo de Peter Snejbjerg, un tipo que dejó su huella en Starman y que en esta oportunidad funciona tanto en las escenas conversadas como en las más truculentas, en donde logra canalizar al mismísimo Richard Corben.

La historia podría haber durado cuarenta páginas menos y estar igual de bien, o incluso mejor. Me quedo con la parte militar (con o sin ángeles de por medio) y el dibujo.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3