Home Cómics Reseña: The New York Four

Reseña: The New York Four

Por el Cómics

Reseña: The New York FourSi "Sex & The City" te pareció aborrecible y seguís mirando capítulos de "Girls" con la esperanza de que alguna vez pase algo, no te preocupes, en Multiverseros tenemos la solución. Se llama "The New York Four" y es la historia de cuatro amigas en Nueva York. En este caso vale la pena. Claro, es de Brian Wood y Ryan Kelly.

Reseña: The New York FourEntre los años 2007 y 2008 DC dio luz verde al sello Minx. La iniciativa, que corrió por cuenta de Shelly Bond (futura editora ejecutiva de Vertigo una vez que Karen Berger deje su cargo en el próximo mes de marzo), tenía como objetivo ofrecer una variedad de títulos orientados al público "joven-adulto", y dentro de ese grupo, se apuntó particularmente al género femenino, un sector que se mostraba como fiel consumidor de la historieta de origen japonés. Según comentó oportunamente Bond, la idea era ofrecerles una alternativa a aquellas jóvenes que, entrando en la adolescencia, decidían abandonar el manga en busca de nuevos horizontes narrativos.

Al igual que otros interesantes sellos de la editorial que nacieron para atacar a un público objetivo (vale recordar a Helix y sus historias para paladares cienciaficcionales), Minx tuvo una corta vida. Sus escasos dos años de existencia dejaron un puñado de obras, entre las que se destaca The New York Four, de Brian Wood y Ryan Kelly.

Desde el título de tapa, la cosa queda clara: estamos ante la historia de cuatro amigas en Nueva York. Con los antecedentes muy frescos en la memoria de la insoportable Sex & The City y la intrascendente Girls, el mote de "cuatro amigas en Nueva York" puede espantar a más de uno. Lo cual sería una lástima, porque lo que Wood y Kelly crearon es mucho más honesto y efectivo a nivel de retrato generacional que cualquiera de las dos series de televisión recién mencionadas.

Si bien estamos ante un cuarteto protagonista, el foco se posa sobre Riley, una chica que está viviendo nuevas experiencias por partida doble. Por un lado, una nueva etapa de su vida académica con el ingreso a la Universidad de Nueva York y por otro, sus primeros pasos fuera del nido paterno instalándose en Manhattan.

A medida que las páginas avanzan vamos conociendo la personalidad de estas cuatro chicas, y lo más rico lo obtenemos gracias a información proveniente de primera mano. Es que Wood, con mucho ingenio, deja que sus personajes hablen por sí solos y nos permite "espiar" las sesiones de terapia a las que están obligadas a asistir por asuntos laborales. De esta manera se ahorra (y nos ahorra) el tedio que puede significar la lectura de largos monólogos internos que no harían más que poner palos en la rueda en el avance ágil de la narración.

Por supuesto, estamos ante una historia de posadolescentes, por lo que los conflictos de familia y los problemas amorosos no faltan a la cita. Los choques de Riley con sus padres sobreprotectores, el reencuentro después de varios años con la rebelde hermana mayor, y las idas y vueltas con un pretendiente misterioso, son los tres pilares sobre los que gira la historia.

Repito: no te asustes. Si al igual que quien escribe esta reseña ya ingresaste en las tres décadas de existencia, no tenés que alarmarte. Wood no obliga a nuestros cerebrillos a sintonizar en frecuencia juvenil, sino que en todo momento entrega una trama inteligente, con personajes que se mueven con naturalidad, que viven y se equivocan como cualquiera, y a los que uno les cree. No siempre los autores logran captar y plasmar en la página las actitudes y maneras de ser de generaciones a las que no pertenecen. En este caso, Wood salva el examen con muy buena nota.

Reseña: The New York Four

Si hay algo para destacar en las series de televisión mencionadas en un principio es que, aún desde ópticas distintas, ambas salen airosas al momento de mostrar a la ciudad y su gente. La presencia de Nueva York es demasiado poderosa y contamina (en el buen sentido) toda historia que tenga lugar en ella. The New York Four no es la excepción, y el libro funciona también como una especie de guía de la Gran Manzana, destacando puntos de visita obligada, barrios, siempre con el adicional de pequeños textos que brindan información y anécdotas para los no conocedores.

En ese sentido, el trabajo del dibujante Ryan Kelly es impecable. Nueva York es una ciudad inabarcable, o lo que es lo mismo, muchas ciudades en una. El mérito del artista es doble, en tanto el formato en que se publicó la historia equivale en sus dimensiones al del manga, bastante más reducido en su tamaño que el de la típica historieta norteamericana. Ahí reside justamente la pericia de Kelly quien, lejos de entregar viñetas no aptas para claustrofóbicos, logra transmitir a la perfección esa inmensidad y el vértigo con el que se vive en la capital del mundo.

Los aciertos de Kelly no se agotan en el retrato de la ciudad, sino que sus personajes son sumamente expresivos, y en todo momento se percibe que con Wood juegan de memoria.

The New York Four tuvo su continuación en The New York Five, aunque esta vez editado a través de Vertigo. La corta vida de Minx dejó un sabor amargo, ya que con historias como ésta mostró el potencial que podría haber alcanzado. Un claro ejemplo de que la ficción para "jóvenes-adultos" no sólo se alimenta de atrocidades imposibles de leer.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3