Home Cómics Reseña: The Portable Frank, de Jim Woodring

Reseña: The Portable Frank, de Jim Woodring

Por el Cómics

Reseña: The Portable Frank, de Jim WoodringJim Woodring es conocido por su personaje "Frank", con quien acaba de ganar un premio en Angoulême. Esta ardilla curiosa es protagonista de sus historias desde hace años, muchas de las cuales fueron recopiladas en el interesantísimo tomo del que habla esta reseña.

Reseña: The Portable Frank, de Jim Woodring

Reseña: The Portable Frank, de Jim WoodringEn el último Festival Internacional de Cómics de Angoulême, el jurado decidió entregar su Premio Especial a "Congreso de los Animales", el libro de Jim Woodring que Fantagraphics publicara en junio del año pasado.

Semejante reconocimiento me sirve de excusa para reseñar parte de la obra de Woodring, algo que quería hacer desde hace un tiempo. Por eso me voy a referir a "The Portable Frank", libro que encontré en la vecina orilla hace un año y medio.

The Portable Frank (2008) es una recopilación de historias de entre tres y cuarenta páginas, protagonizadas por esta suerte de ardilla dibujada al estilo de aquellas animaciones de Betty Boop y similares. Woodring alguna vez habló de la edad y otros datos acerca de Frank, pero no es necesario saber esos detalles para disfrutar la historia. De hecho, es preferible no saberlos.

La mejor forma de leer a Frank es esa, desprovisto de toda información previa y con ganas de zambullirse en el mundo onírico y detallado que el autor crea en cada una de sus viñetas. Frank quizás se comporte como lo haría cualquiera si se encontrara en ese mundo de sueños: con curiosidad e inocencia.

En el mundo del protagonista (que se llamaría Unifactor, pero no importa) abundan los objetos parlantes, las formas retorcidas y un estilo que es mezcla de arte andalusí con Walt Disney.

Durante la lectura de este cómic veremos a Frank adoptando mascotas, experimentando metamorfosis y encontrándose una y otra vez con criaturas feas, como el hombre chancho o el demonio con cara de luna.

Woodring nos revela lo suficiente de cada trama como para entender (algo de) lo que está sucediendo, pero deja lugar para que nuestro cerebro rellene algunos espacios. Claro que habrá momentos en los que no encontraremos la razón de lo que ocurre, y esa es precisamente la virtud de Frank (y Woodring): traernos una fresca sinrazón dentro de tanto material que se comporta siguiendo todas las leyes de la física y la lógica.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3