Home Cómics Reseña: The Underwater Welder

Reseña: The Underwater Welder

Por el Cómics

Reseña: The Underwater WelderUn soldador submarino está cometiendo un montón de errores que ya cometió su padre. Mientras repasa los momentos de su infancia, de manera bastante directa, aprenderá alguna que otra cosa sobre la vida. Y el más favorecido de todos será el lector.

Reseña: The Underwater Welder

Reseña: The Underwater WelderHay libros (con o sin dibujitos) a los que hay que esperarlos. Por más ganas que uno tenga de leerlos, necesita prestarle una dedicación mayor para disfrutarlo como corresponde. Esta exigencia no necesariamente significa que el resultado final sea una obra maestra; pero nunca nos parecerá una obra maestra si no sabemos disfrutarla.

Esperé unos cuantos días a tener el momento perfecto para leer la última novela gráfica de Jeff Lemire (Animal Man, Sweet Tooth, Justice League Dark). Sus más de 200 páginas se leen bastante rápido, así que las leí de un tirón, y me vi recompensado con una pequeña historia ejecutada a la perfección.

Lemire tiene una forma "manguesca" de contar historias cuando también las dibuja. Algunas conversaciones pueden llenar la página de viñetas, pero no le tiembla el pulso (figurativamente) cuando tiene que dedicar páginas enteras o incluso dobles páginas a... momentos. No proezas físicas del protagonista, ni escenas multitudinarias, sino momentos.

Los momentos son protagonizados por Jack, un buzo soldador que está a punto de ser padre. Esto lo obliga a repasar la complicada relación con su progenitor, en especial los errores que se repiten de generación en generación.

En el fondo del mar encontrará un elemento sobrenatural que le permitirá reflexionar sobre su pasado, mientras su mujer nos recuerda cada vez más a Shelley Duvall en El Resplandor. Tranquilos, que Jack no está tan loco como el otro Jack, aunque por momentos se desconecte tanto de la realidad como aquel de la película.

Hay una especie de misterio en la historia, pero no es tal. Por un lado, porque se ve venir desde unas cuantas páginas antes. Pero sobre todo porque no es lo importante. Jack no tiene una transformación mágica cuando une los puntos; comete errores, se anima a zambullirse en su pasado y sí, suma nuevas piezas al puzzle de su vida. Como hacemos todos nosotros a menudo.

The Underwater Welder me permitió disfrutar del Lemire que ejercita otro tipo de músculos creativos y que claramente tiene un ritmo dictado por sus dibujos. Y lo más importante, desde un punto de vista muy personal, me obliga a darle una nueva oportunidad a Sweet Tooth. El autor de esta obra se lo merece.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3