Home Cómics Reseña: Think Tank

Reseña: Think Tank

Por el Cómics

Reseña: Think TankEntre todos los lanzamientos de Image se habló mucho de este cómic acerca de un joven sabihondo que decide rebelarse contra los militares que lo utilizan para hacer el mal. La historia promete, pero no logra despegarse de innumerables ficciones sobre este asunto.

Reseña: Think Tank

Reseña: Think TankCon treinta y tres años de vida y treinta de lector de cómics, uno ya leyó de todo. Entonces, cada nuevo título que se incorpora a la biblioteca, tiene la difícil tarea de luchar contra todos los anteriores y tratar de ser al menos original. Aportar algún elemento único que lo diferencie del resto.

Think Tank, el cómic guionado por Matt Hawkins y dibujado por Rahsan Ekedal, tiene buenas intenciones pero no logra ganar la pelea. El tomo 1 contiene los primeros cuatro números y debo confesar que no me interesa saber qué pasará en el quinto.

En Bleeding Cool compararon este título con The Manhattan Projects (un favorito de la casa) y al final de la nota el señor Rich Johnston terminaba diciendo "bien llevado, podría ser otro Chew o Transmetropolitan). Le di una oportunidad y -quizás por las comparaciones odiosas que hace el cerebro ante cada nuevo material- no logró convencerme.

Un primer problema es el protagonista. David Loren es un científico que trabaja para el gobierno, un tipo demasiado inteligente para su propio ego, que un día se arrepiente de todo el mal que causó con sus invenciones. Un Tony Stark cualquiera. El problema es que no hay suficientes elementos para balancear su arrogancia e incluso cuando está haciendo las cosas bien, cae demasiado pesado.

No ayuda que David lo narre todo, sólo cansa todavía más rápido.

La relación con su mejor amigo por momentos me recordó a Barry Ween, la mejor creación de Judd Winick. Pero Matt Hawkins no se decide ni por la comedia ni por la sucesión de hechos militares auténticos y esto-podría-estar-pasando-en-tu-barrio-ahora-mismo.

Pero lo peor de todo es que, para tener un protagonista tan inteligente, la trama es predecible casi por completo. El arco que recorre el doctor Loren, desde que es reclutado de joven hasta que se rebela ante sus superiores no parece recorrer otro camino que el de alguna película ochentera de genios de las computadoras.

Incluso la revelación de la última viñeta del tomo, la que supuestamente debería hacer que nuestra mandíbula cayera, se transforma enseguida en "claro, es la típica revelación de última viñeta".

Una característica de este cómic es que está impreso en blanco y negro (con grises). Y no parece haber una sola buena razón para que no hayan usado colores, más allá de asuntos de presupuesto. Los dibujos de Ekedal son interesantes, sin descubrir la pólvora, pero se unen a la chatura general gracias a la limitada paleta.

Antes de cerrar este comentario, me gustaría aclarar que este no es un cómic terrible, ni mucho menos. Pero los comentarios previos y las pretensiones de Hawkins de mostrarnos las "grandes verdades" de los militares apuntaban a una gran obra, mientras que la realidad no muestra nada del otro mundo.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3