Home Cómics Reseña: Una bala en la cabeza

Reseña: Una bala en la cabeza

Por el Cómics

Reseña: Una bala en la cabeza"Una bala en la cabeza" es un cómic policial de origen francés, que llegará al cine de la mano de Sylvester Stallone. Lo que parece haber conquistado a Hollywood es una historia de policías y ladrones en donde serán necesarias las alianzas entre enemigos naturales.

Reseña: Una bala en la cabeza

Hace unos días, en la editorial me recibieron con un cómic. Saben que el noveno arte es mi perdición, así que si encuentran alguna obra de arte secuencial me la apartan. Como se trataba de una edición de bolsillo, fue a parar a mi mochila junto con el block, algún libro (de letritas) y otras porquerías que curvan mi espalda.

Empecé a leer Una bala en la cabeza y me encontré con una obra policial, que retrata tanto el mundo de los detectives como el de algunos pillos, de buen dibujo y con diálogos interesantes, aunque con una influencia tarantinesca que por momentos parecía excesiva.

Imaginen mi sorpresa cuando me encuentro en el foro de Multiverseros con este tráiler:

Reseña: Una bala en la cabezaPor suerte no lo vi hasta haber terminado de leer el cómic, porque tienen muy poco que ver. No me atrevo a decir que uno sea mejor que el otro, pero la historia, más allá de las alianzas improbables entre policías y ladrones, tiene muy poco en común.

La historia tiene tres pares de protagonistas. Por un lado están Louis y Jimmy, dos truhanes de Nueva Orleans de paso por Nueva York. Un par de asesinos a sueldo que recuerdan demasiado (¡demasiado!) a Vincent Vega y Jules Winnfield de Pulp Fiction. En lugar de hablar de la comida europea, hablan de zapatos caros.

El crimen que concretan en las primeras páginas será el desencadenante de una investigación policial (segundo par de protagonistas) y periodística (tercero) que se cobrará unas cuantas vidas y obligará a que varios de estos tipos se unan contra un enemigo en común.

Los franceses tuvieron que esperar un par de años para conocer el final de la historia. Sus tres álbumes ("Los peces pequeños", "Los peces gordos", "A acuario revuelto...", de 54 páginas cada uno) fueron editados entre 2004 y 2006, mientras que la edición en español los recopila a los tres.

El cómic recorre caminos familiares, y recién en el segundo capítulo, cuando el guionista Alex "Matz" Nolent toma más riesgos, la cosa se encamina. Alguna relación entre los peces gordos no se explica de la mejor manera, pero uno pasa las páginas a buena velocidad.

Los dibujos de Colin Wilson (neozelandés, dato inútil pero pintoresco) cuentan a la perfección la historia, con personajes que se identifican fácilmente, algo necesario con un reparto tan numeroso. Por ahí parece asomarse un toque de Frank Miller, otro poquito de Eduardo Risso, pero logra su propio estilo.

Algunos segmentos del segundo capítulo parecen estar dibujados más a las apuradas, pero por lo general es bueno, y la tarea del colorista Chris Blythe suma medio puntito en todo momento.

Una historia entretenida, sobre todo cuando el guionista se anima a hacer sufrir a sus creaciones. Vale la pena leerla; después veremos qué hizo Sylvester Stallone con todo esto.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3