Home Cómics Sandman vol.9 - The Kindly Ones

Sandman vol.9 - The Kindly Ones

Por el Cómics
Sandman vol.9 - The Kindly Ones

El momento decisivo de la serie llega de la mano de su arco argumental más extenso, con 13 números que van del 57 al 69. "Un rey abandonará su reino; vida y muerte se debatirán; la batalla más antigua comienza una vez más.", así arranca Las Benévolas en palabras de una de ellas y de todas a la vez.

Sandman vol.9 - The Kindly OnesLlegamos al punto de encuentro de todas las historias que Gaiman nos ha venido contando desde Preludios y Nocturnos, así como al de la gran mayoría de personajes que fuimos conociendo y aprendiendo a odiar/querer. Cada uno de los ocho volúmenes pasados interviene de alguna manera y tiene su representante en Las Benévolas.

Alex Burgess (el durmiente ad infinitum de Preludios y Nocturnos), Rose Walker (el vórtice del sueño de La Casa de Muñecas), Titania (reina de Faerie y parte del público que presenció "El Sueño de Una Noche de Verano"), Lucifer (el señor del Infierno que pateó el tablero durante la Temporada de Nieblas), Thessaly (bruja, amiga de Barbie, no tanto de Sueño, que conocimos en Un Juego de Tí), Orfeo (hijo de Morfeo, que si bien aquí no aparece, su presencia está latente durante todo el arco), Barnabás (fiel e incisivo compañero que acompañó a Destrucción en Vidas Breves), Cluracan (hermano de Nuala, diplomático de Faerie, comensal en la posada del Fin de los Mundos), sólo por nombrar unos pocos. También nos vamos a encontrar con todos los habitué de la serie: Caín, Abel, Lucien, Matthew, Mervyn... y las Benévolas, claro está.

La tríada de mujeres que encarnan a cada una de las edades del ser (juventud, madurez, vejez), que se materializan de mil maneras distintas siempre donde las cosas suceden, y que inicialmente conocimos como Las Hécates (entre tantos otros nombres que reciben a lo largo de la serie), son esta vez pieza clave de todo lo que vendrá. Mientras cumplen sus deberes conoceremos más de su historia, su poder y su cometido.

Sandman vol.9 - The Kindly Ones
Lyta conoce a Las Benévolas.

Pero la historia comienza por Lyta Hall y su hijo recién nacido (¿los recuerdan de La Casa de Muñecas?), y en primera instancia tendrá todos los ingredientes que se necesitan para disfrutar de un buen policial: un crímen ha sucedido, no hay paradero de la víctima ni se sabe a ciencia cierta quiénes fueron los responsables. Así que una investigación se pone en marcha. Mientras tanto los afectados no se quedarán de brazos cruzados, sino que buscarán sus propios culpables y comenzarán a tejer su venganza, transitando un camino cada vez más difuso entre vigilia y sueño.

Mientras la investigación avanza, la historia va delineando nuevos rumbos que de a poco van alejándola del simple argumento de "encontrar al asesino", las subtramas comienzan a brotar y lo ambicioso de la obra queda nuevamente en evidencia. Este es el momento cumbre de la serie, la batalla final, eso se respira en cada página y va mucho más allá del amplio desfile de viejos personajes que reaparecen para cerrar cuentas pendientes.

Por lo que podemos ver, Lyta desde un principio formaba parte de un plan mucho más importante y oscuro del que Sueño tenía planeado. Es interesante ver cómo Gaiman escarba en las raíces del viejo DCU para que todo tenga sentido. Llegados a este punto, vale recordar que Lyta es la hija de Helena Kosmatos, mejor conocida como Fury, supreheroína pre-Crisis que obtuvo su poder y su nombre de las Furias, diosas griegas de la venganza (y una de las tantas personificaciones de las Hécates). Incluso la propia Lyta supo desempeñarse durante un tiempo en el mismo rol, continuando el legado de su madre y estando de esta manera estrechamente ligada a quienes dan nombre a este volumen. Todo cierra de manera perfecta.

Sandman vol.9 - The Kindly Ones
Rose charla con tres ocupantes de la antigua residencia de su abuela.

La historia pasa por diferentes escenarios y situaciones, desde Los Angeles hasta Inglaterra, pasando por lugares como Faerie y el Infierno. Y si bien parece estar centrada en Lyta, veremos cómo los papeles protagónicos irán cambiando, otros secundarios adquieren especial importancia, y absolutamente todos de alguna forma encajan en este sprint final.

Todos los números de Las Benévolas son parejos y excelentes. Terminar uno implica tener demasiadas ganas de querer continuar la historia y comenzar con el otro, lo que hace que a pesar de su extensión la historia se preste a ser leída de un tirón... a lo sumo dos. Me gustaría destacar el número correspondiente al capítulo 8, que abarca toda una semana desde Luna hasta Dominio y donde confluyen prácticamente la totalidad de los arcos y personajes que llevan adelante esta historia. Su triste final me sigue generando la misma sensación que cuando lo leí por primera vez.

A partir del capítulo 9 las acciones se suceden bastante rápido, muchos caminos encuentran su final y algunos un nuevo comienzo. El cuervo Matthew, quizás uno de los personajes más cercanos al lector, en el sentido que también intenta entender qué es todo esto que está pasando, consigue algunas respuestas que por lo general desembocan en nuevas preguntas. Los Eternos empiezan a mostrarse más participativos, claro indicio de que el universo se prepara para algo grande. Lo que resta desde aquí seguramente sea mejor descubrirlo directamente en las páginas de Sandman.

Sandman vol.9 - The Kindly Ones
Funeral en el Reino de los Sueños.

Como ya dije, la historia es tan intensa como llevadera. La cantidad de información que Gaiman nos presenta no es ningún impedimento para que la lectura sea ágil. En cuanto al dibujo, si bien corre a cargo de diferentes artistas, siendo Marc Hempel quien maneja la batuta la mayor parte del tiempo, en ningún momento se nota demasiado el cambio entre uno y otro, manteniéndose todos dentro de un mismo estilo cartoonesco.

Aún quedan misterios por resolver, algunos de ellos lo harán en el décimo y último volumen, otros tal vez en la nueva serie que acaba de empezar. De todas formas, Sandman bien podría terminar aquí mismo y seguir siendo una serie redondita. Lo que queda a partir de ahora es un plus que bien vale agradecer, ya que a pesar del sabor amargo con el que nos despiden Las Benévolas, al menos queda la alegría de que la historia siga un poquito más. Suertudos de nosotros.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3