Home Cómics Scalped vol. 1: Indian Country

Scalped vol. 1: Indian Country

Por el Cómics

Scalped vol. 1: Indian CountryUn nativo americano buscapleitos vuelve a la reservación en la que vivió la mitad de su vida y consigue trabajo con el líder político, policial y mafioso del lugar. Este es el punto de partida para una compleja historia creada por el guionista Jason Aaron y el dibujante R.M. Guéra.

Scalped vol. 1: Indian Country

Scalped vol. 1: Indian CountryAquellos que buscaron una forma sencilla de recomendar Scalped a sus conocidos, rápidamente lo definieron como "Los Soprano en una reserva india". Esta afirmación es bastante acertada, aunque no solamente por la mezcla de temáticas.

Scalped se lee como alguna de las mejores series de HBO. Más allá de las diferencias que puedan tener la televisión y la historieta, existen buenas y malas formas de contar una historia, y tanto la famosa señal como este título de Jason Aaron y R.M. Guéra pertenecen al primer grupo.

Todo comienza con el regreso a la reserva de Prairie Rose de Dashiell Bad Horse, el hijo de una activista por los derechos de los nativos americanos. El lugar es controlado por el jefe Lincoln Red Crow, ex activista devenido en capo mafioso y líder político. Faltan pocos días de la inauguración de un gran casino y a Red Crow le viene bien un poco de músculo extra, así que trae bajo su ala a Dash, generando el inmediato rechazo de su madre.

El primer número (mensual) terminaba con una sorprendente revelación, de la que deberé hablar ya que los otros 59 números se construyen sobre eso. Si alguien tiene la intención de leerlo y sorprenderse, hágalo y vuelva más tarde.

Dash es un agente del FBI encubierto, cuya misión es infiltrarse entre las filas de Red Crow para hacer caer su organización, y de paso resolver un crimen de hace treinta años, que todavía quita el sueño a Earl Nitz, el superior de Bad Horse.

Lo que parece complejo lo es aún más, con la aparición de Carol, la hija del capo mafioso, de quien el protagonista siempre estuvo enamorado. Aquella jovencita inocente se convirtió en una suripanta de campeonato y el obsesionado Dash empieza a seguirla en cada uno de sus affaires (Carol es una mujer infelizmente casada).

Aaron hace un exquisito uso de los saltos temporales. Por citar un ejemplo, el número 1 termina con el encuentro entre Bad Horse y los federales. Los números 2 y 3 repasan la semana anterior a ese encuentro, en la que el recién llegado cumple sus primeros trabajos para Red Crow.

Los restantes dos números, además de continuar la trama y mostrarnos la inauguración del casino, recordarán la muerte de dos agentes en el año 1975, en manos de los activistas, aunque la justicia nunca pudo demostrarlo.

Scalped maneja un elenco numeroso, pero el dibujante R.M. Guéra (serbio radicado en España, con quien tuve el gusto de conversar el año pasado) se las arregla para que podamos diferenciarlos, además de crear una atmósfera pobre y opresiva, ayudado por los colores de Lee Loughridge.

Para muchos esta serie se convirtió en otro de los "clásicos" del sello editorial Vertigo. El comienzo es prometedor y el enganche para el segundo tomo lo hace de lectura obligatoria. Hagan la reserva.

Scalped vol. 1: Indian Country

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3