Home Cómics Scalped vol. 2: Casino Boogie

Scalped vol. 2: Casino Boogie

Por el Cómics

Scalped vol. 2: Casino BoogieCada integrante de la reserva indígena Prairie Rose vive la inauguración del casino de una forma diferente. El guionista Jason Aaron decide contarnos seis de estas visiones, en una apuesta arriesgada que funciona (también) gracias a la tarea del dibujante R.M. Guéra.

Scalped vol. 2: Casino Boogie

Scalped vol. 2: Casino BoogieMenudos cojones los de Jason Aaron. No sólo lo digo porque este tomo (así como el primero y el tercero) los tengo en una muy prolija edición de la editorial española Planeta. Sino porque el segundo tomo de Scalped termina exactamente en el mismo momento que el primero, seis números más tarde.

Esto no significa que durante el arco Casino Boogie (que comprende los números 6 a 11) no ocurra cosa alguna. Todo lo contrario. Es que Aaron nuevamente decide jugar con los tiempos de la acción, esta vez con una ambición mucho mayor.

La acción principal ocurre en una sola noche, durante la inauguración del casino de la reserva india Prairie Rose. La viviremos seis veces seguidas, desde la óptica de otros tantos personajes.

El primero de ellos es Dashiell Bad Horse. Después de revolcarse con su amor de la infancia, el recién llegado se enfrentará a un grupo de subversivos que quieren arruinarle el pastel al mafioso jefe Lincoln Red Crow. Habrá varias escenas de acción, como ya empieza a acostumbrarnos la dupla creativa, aunque quede la sensación de que quedaron varios agujeros en la trama.

La tranquilidad llegará con el capítulo siguiente, protagonizado por Red Crow, en el que (como si se tratara de la Noche de la Marmota) volveremos a vivir algunos de esos acontecimientos y recibiremos nueva información, contestando preguntas y generando otras.

Como ocurriera con Dash, la acción presente está matizada con flashbacks de los momentos determinantes de la vida de cada protagonista. En esta oportunidad, por ejemplo, descubriremos por qué Red Crow salió tan torcidito y cómo llegó a ser un torcidito tan poderoso.

La tercera vez seguiremos la perspectiva de Diesel Engine, uno de los subversivos. Un tipo que se cree más indio que todos, aunque su porcentaje de pureza y sus cabellos rubios digan otra cosa.

En los capítulos de Dash y Red Crow presenciamos el encuentro de ambos con Catcher, hasta ahora el personaje más misterioso de la serie. Originalmente era del grupo que integraba la madre de Dash, pero en el presente es una suerte de linyera con poderes chamánicos. O quizás solamente sean delirium tremens.

El segmento de Catcher estará poblado de visiones y traerá mala espina para Gina Bad Horse. Claro que cualquiera que haya prestado atención al final del primer tomo podría predecir eso.

Pasemos al quinto número, protagonizado por un personaje secundario que también estuvo merodeando desde el comienzo de la serie: Dino Poor Bear. A través de él seremos testigos del lado más triste de la vida en una reserva, encarnado por la pobreza, la adicción a las drogas y la desesperanza. Será poco lo que presenciemos de la noche, pero eso incluye una memorable conversación con Red Crow.

Para el cierre queda la historia de Gina, quien dejó la reserva unos días atrás para visitar a un ex compañero activista. Y cuyo final conocemos de sobra. Esperemos que Aaron no decida volver a mostrarlo en el cierre del tercer tomo, porque ya serían demasiadas indias muertas.

Antes de cerrar, es esencial destacar la labor brillante de R.M. Guéra a la hora de componer las diferentes atmósferas en las que se desarrolla la acción. Sus personajes son diferentes entre sí e incluso en las escenas de mayor acción es posible entender lo que está sucediendo.

El guionista no está tomando el camino más sencillo a la hora de contar esta compleja historia, pero cuenta con un compañero de lujo para el trabajo.

Scalped vol. 2: Casino Boogie

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3