Home Cómics Scalped vol. 3: Dead Mothers

Scalped vol. 3: Dead Mothers

Por el Cómics

Scalped vol. 3: Dead MothersDos mujeres mueren en circunstancias muy diferentes. El hijo de una está desesperado por venganza, mientras que al otro el tema parece no importarle. Juntos descubrirán (o no) el valor de la tradición y la familia, en otro enorme arco de esta serie de Vertigo.

Scalped vol. 3: Dead Mothers

Scalped vol. 3: Dead MothersJason Aaron se había mandado una moña de más en cada uno de los dos tomos anteriores de Scalped, su drama ambientado en una reserva india. El hecho que cerró el volumen 1 (y también el 2) ocupa gran parte de esta historia y cuando el guionista se para en los pedales, no hay quien lo alcance.

Todo comienza con un numerito unitario, el primero que requiere de un dibujante suplente. Por suerte el encargado de contarlo es John Paul Leon, el mismo de Earth-X. Le toca ilustrar los sueños del protagonista, Dashiell Bad Horse, cuyo mayor temor es que el jefe mafioso descubra quién es él en realidad.

Como nos acostumbró en aquella miniserie pergeñada por Alex Ross, Leon no oculta sus trazos y si uno presta atención descubre cada uno de los elementos que componen sus dibujos. Incluso en las escenas de la vigilia, logra fundirse con lo que Guéra construyó durante once números.

Precisamente R.M. Guéra regresa para romperla en el arco que da nombre al volumen, una historia en la que Aaron nos presenta dos muertes muy diferentes, pero con una gran cantidad de puntos en común: las dos madres del título, por supuesto.

Dash pasó gran parte de su vida renegando de sus orígenes y aun cuando continúa haciéndolo, se involucra con uno de los niños que acaba de quedar huérfano e intenta que no cometa sus mismos errores.

La historia mezcla la tradicional investigación policíaca que podría encontrarse en una serie de AXN, con el trasfondo decadente y corrupto de la reserva Prairie Rose, gobernada por el tipo que todos señalan como responsable de la más importante de las dos muertes. Él está muy ocupado buscando al verdadero culpable.

Hay dos o tres conceptos que se repiten en esta historia, sin que Aaron tenga que alimentarnos en la boca con ellos. Tradición, Redención, Familia... son ideas que revolotean en la mente de Dash (y de otros, pero en especial de Dash) aunque haga su mayor esfuerzo por evitarlos. Igual no esperen respuestas sencillas, porque en el mundo real no suele haberlas.

Para peor, lo que al comienzo parecía una investigación encubierta más o menos tradicional, se va mostrando como una sarta de intereses personales, juegos de poderes y matices de gris en ambos bandos. Nada de blancos o negros. O rojos.

Hay un último número, también unitario y con artista invitado, en este caso Davide Furnò, alguien que volverá a aparecer en el resto de la serie, según cuenta Comic Book Database. Su estilo parece una mezcla de los dos anteriores y su historia se centra en Franklin Falls Down, el policía honesto de la reserva.

Scalped se toca más con ficciones continuadas al estilo The Wire, con el espectador sintiéndose recompensado (en lugar de abrumado) si se expone ante gran cantidad de episodios/números en un corto período de tiempo. Esta es una serie escrita para ser devorada. No entiendo cómo hicieron los que la seguían mes a mes.

Scalped vol. 3: Dead Mothers

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3