Home Cómics Scalped vol. 6: The Gnawing

Scalped vol. 6: The Gnawing

Por el Cómics

Scalped vol. 6: The GnawingEl guionista Jason Aaron sabe emparejar a sus personajes indeseables con otros incluso peores, con el objetivo de que simpaticemos con los primeros. Hay algo de eso y mucha acción en este tomo, que ofrece resoluciones al tiempo que presenta nuevas preguntas.

Scalped vol. 6: The Gnawing

Scalped vol. 6: The GnawingYa quedó demostrado que Jason Aaron sabe construir personajes verosímiles, relaciones complejas y tramas que van hacia atrás y adelante en el tiempo sin que el lector tenga que comprarse una brújula o anotar los movimientos en algún cuadernito.

Lo que también sabe es generar tensión, mover las piezas de su ajedrez hasta el momento del conflicto inminente, dar un paso atrás y disfrutar cómo sus personajes se destrozan entre ellos.

Este es un tomo cargado de acción, además de momentos "George R.R. Martin" en los que el guionista nos hace (nos obliga a) hinchar por personajes repugnantes, ya sea por meternos dentro de su cabeza o por enfrentarlos a seres aún más jodidos que ellos.

El casino de la reserva india Prairie Rose está regenteado por el híper mafioso Red Crow, pero la plata para construirlo salió de unos orientales, que meses atrás mandaron al hijo de puta más grande sobre la faz de la Tierra a controlar que el dinero estuviera bien utilizado. Red Crow se encargó de él en un momento de particular empatía con el lector.

Aquí, con la amenaza de los inversores mucho más fuerte, todos somos Red Crow en el momento en que toma una determinación de la que no hay vuelta atrás. De verdad parece poseído por un instante por el espíritu de los lectores de Scalped, porque enseguida empieza a arrepentirse de lo que hizo. Sabe que se le viene la noche.

No es el único complicado. Dashiell Bad Horse necesita descubrir quién es el soplón del FBI si no quiere que Red Crow lo asesine, pero estamos ante un caso como el del hombre al que le recomendaban para la depresión que fuera a ver a Pagliacci. Dash es el soplón.

Este tomo bien podría ser un final de temporada, e incluso como final de serie dejaría satisfechos a unos cuantos. Se resuelven varios conflictos, como el de los orientales (tan ilustrados como asesinos despiadados), el encarcelamiento de Diesel Engine y las sospechas que recaían sobre Dash.

Todo está hilado con maestría por Aaron, con alguna otra pizquita de suerte, como había aderezado en el volumen anterior. Y R.M. Guéra permanece en su puesto durante los cinco números (30 a 34) con su estilo que parece existir solamente para dibujar este cómic.

Quedan misterios por resolver y aparecen tensiones nuevas que complicarán la vida de todos (otra de esas últimas páginas). Temo llegar al final de la historia demasiado rápido. Por suerte es una serie para ser leída una y otra vez.

Scalped vol. 6: The Gnawing

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3