Home Cómics She-Hulk de Charles Soule

She-Hulk de Charles Soule

Por el Cómics

She-Hulk de Charles SouleAlgunas editoriales están abrazando el concepto de cómics "por temporadas", aunque no quieran admitirlo porque una miniserie vende menos que una serie regular. El caso de She-Hulk nos trae una temporada tan perfecta que hasta podría serlo en la televisión.

She-Hulk de Charles Soule

Charles Soule firmó exclusividad con Marvel y allí realizó algunas series más comerciales, más incrustadas en el ciclo de "crossover tras crossover", y también hizo She-Hulk, doce números tan redondos que pocos compases en el mundo podrían trazarlos mejor.

Jennifer Walters es un personaje de segunda línea del Universo Marvel, uno de esos personajes femeninos derivados que existen allí y en otros campamentos, como Spider-Woman, Supergirl o Batgirl. Sin embargo, desde que en 1989 John Byrne comandó su serie regular, la muchacha verde tomó su propio camino.

Por entonces She-Hulk rompía la cuarta pared y se sabía dentro de una historieta, lo que hacía que el humor estuviera presente. Estos dos elementos se mantuvieron en mayor o menor medida en sucesivas encarnaciones, con un tercero que llegó para quedarse y estalló en sus últimas series: además de luchar contra el crimen, Jennifer es abogada.

No se trata de un elemento tan original. Alcanza con mencionar a Daredevil como un superhéroe aun más popular que tiene su identidad secreta de abogado. Pero aunque la identidad de Matt Murdock haya sido muy poco secreta en la actualidad, el caso de Jen es diferente, ya que la mayoría del tiempo permanece transformada en gigante verde y de ese color llega al juzgado a defender a sus clientes.

En la serie de Dan Slott (que duró dos volúmenes y 33 números) la joven integraba una firma especializada en casos superheroicos y allí era divertido enterarse cómo en un mundo que se rige por otras reglas, deben existir legislaciones acordes. Así, se abordaron temáticas como los clones, fantasmas, resurrecciones y otros hechos que suelen ocurrir en las veinte páginas de un cómic promedio.

Estos doce números escritos por Soule son incluso más disfrutables que los de Slott. Primero, porque fueron concebidos como una unidad, una temporada (ya iremos a eso) y segundo, porque Charles es abogado y no tiene miedo de "apabullar" al lector con su sabiduría en ese terreno.

She-Hulk de Charles Soule

La She-Hulk de Soule tiene su estudio independiente y allí atiende casos que solamente podrían existir dentro de su mundo. El primero de ellos, en el que defiende a la viuda de un supervillano cuya tecnología fue choreada por las Industrias Stark, es el ejemplo perfecto de lo que luego nos encontraremos.

La señorita Walters (siempre en su cuerpo verde) intenta hablar con Tony para solucionar el asunto antes de llegar a la corte. Esto no sucede y allí se encuentra con el típico escuadrón de abogados que intentará trancarlo todo para hacer perder mucho dinero al pobre tipo que quiso ir contra una gran compañía. El desenlace será positivo, porque ante todo este es un cómic alegre.

Para ello también colabora el dibujo de Javier Pulido, que hace que esta serie sea muy fácilmente "hermanada" con el Daredevil de Mark Waid y Paolo Rivera/Chris Samnee. Dos títulos de juicios y aventuras, con un dibujo claro y un encare "divertido", palabra que durante años estuvo prohibida para esta clase de personajes.

Les decía que Soule pensó esta historia como una unidad y ello queda claro desde el primer número, cuando se menciona una misteriosa carpeta azul que acompañará a Jennifer y sus increíbles ayudantes a lo largo de los doce números hasta llegar a la resolución final.

¿Increíbles ayudantes, dije? Sí, señor. La primera es Patsy "Hellcat" Walker, la simpática vigilante sin poderes que realiza algunos trabajitos para She-Hulk, pero que también es la primera en aparecer para una noche de copas por la ciudad.

She-Hulk de Charles Soule

El elenco lo completan Angie Huang y su mono capuchino Hei Hei, quienes desde el comienzo parecen ocultar algún secreto. O al menos son bastante reservados.

En una época en la que las mejores historias audiovisuales de Marvel son transmitidas por Netflix, el arco de She-Hulk recopilado en dos tomos (Law and Disorder y Disorderly Conduct) parece ideal para una adaptación televisiva con esa clase de cabeza.

Empezando por la aparición de Patsy Walker, quien ya estuvo en Jessica Jones y la forma en que historias puntuales se entrelazan con la de la carpeta azul, uno podría soñar con ver a Jennifer Walters en el televisor.

No sería sencillo. Algunos de sus "invitados especiales" pertenecen a otras distribuidoras cinematográficas (Dr. Doom), son guardados para el cine (Ant-Man) o están cambiados por la continuidad de Marvel Comics en el momento en que las historias fueron publicadas (un envejecido Captain America).

Sin embargo, si hubiera ganas, un poco de imaginación y algunos cambios en los roles, tendrían otro éxito entre manos.

Pero eso ya forma parte del mundo de la imaginación. Lo que sí existe es esta serie, recopilada de a seis números y que puede ser disfrutada en papel o en formato digital. Cambio "puede" por "debe" y los dejo porque la voy a leer de nuevo.

She-Hulk de Charles Soule
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3