Home Cómics Spawn: el comienzo

Spawn: el comienzo

Por el Cómics

Spawn: el comienzoUno de los caballitos de batalla de la editorial Image, allá en sus comienzos, era este tipo que volvía de la muerte engañado por una criatura del Infierno. Sus primeros cinco números son una especie de "origen" algo descomprimido, que yo recién leí veinte años más tarde.

Spawn: el comienzo

Spawn: el comienzo¡Noticia de último momento! El mundo de los supertipos que luchan contra el mal no se termina en DC y Marvel. También está la historia de un fulano que vuelve de la muerte luego de venderle su alma a un demonio de los pesados y ahora defiende a los habitantes de los barrios bajos bajo la identidad de... ¡Spawn!

Bueno, perdónenme por venir un poco atrasado, pero lo cierto es que hasta hace poco no había leído los primeros números del personaje creado por Todd McFarlane en 1992. Y de los siguientes había leído sólo un puñadito. Así que decidí entrarle a este viejo TPB que contiene los números 1 al 5 como si el personaje recién apareciera. Dado el mencionado desconocimiento, no fue difícil.

Lo primero que encontré fue un estilo sumamente influenciado por Frank Miller. Era 1992, así que se trataba del Frank Miller bueno, no del loquito que quiere salir a cazar árabes con un chumbo.

La grilla de 3x3 viñetas aparece por todas partes en las primeras páginas, además de televisores con periodistas dando información, al mejor estilo de The Dark Knight Returns. Sin embargo, lo más milleriano de todo es el monólogo interno del protagonista, que por momentos llega a ser cansador (el primer "globito" tradicional recién puede verse en la décima página).

En cuanto a la historia, en épocas en las que se habla de la descompresión y de Brian Michael Lamarencoche, hay que reconocer que en aquella época McFarlane también se tomaba su tiempo para darnos información. Si bien se establece rápidamente el statu quo de Spawn (pese a que luego se amplíe la información), los cinco números giran alrededor de su "origen" y recién al cierre se ve lo que sería el primer "caso" del héroe... o del vigilante. Está claro que Spawn no es el típico superamigo.

McFarlane no falla con la historia, que no es una maravilla, pero permite conocer el sufrimiento (a veces en exceso) de Al Simmons, quien volvió a la Tierra para poder ver a su esposa, aunque el demonio de turno lo devolvió cinco años más tarde y en un cuerpo descompuesto. Para peor, cuando utiliza sus poderes (que son finitos) para convertirse en un ser humano normal, es caucásico. Al Simmons era negro.

Spawn: el comienzo

En medio de todo está el nexo entre Spawn y el bicho poderoso que lo trajo de regreso. Se trata de un extraño payaso que se transforma en bicho asesino y que, por lo menos en las apariciones del primer volumen, queda bastante descolgado.

Antes de irme, debo mencionar el arte, ya que se trataba del principal gancho de esta serie y de las otras que salieron al comienzo de la editorial Image. A diferencia de Rob Liefeld, puedo entender por qué la gente compraba por decenas los cómics de Todd.

Sus dibujos envejecieron bien, más allá de que ahora sean menos "originales" ya que el propio artista engendró (spawned) toda una camada de imitadores. Lo que más se destaca es la diagramación de la página, alternando viñetas tradicionales con otro tipo de diseños. Por supuesto que abundan (sin llegar a ser demasiadas) las splash pages y hasta alguna doble página que hay que rotar para verla derecha.

El estilo combina las figuras más clásicas del cómic superheroico con algunos personajes caricaturescos, como el mencionado payaso, o la pareja de detectives Sam y Twitch. El coloreado está al nivel de la producción actual.

Si este Spawn hubiera salido en 2013, tendría no solamente la competencia de los personajes tradicionales, sino de los productos de alta calidad que publica Image. Pero Image no sería la misma sin Spawn, eso está claro.

Spawn: el comienzo
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3