Home Cómics Suicide Squad (2001-2002)

Suicide Squad (2001-2002)

Por el Cómics

Suicide Squad (2001-2002)Corría el año 2001 y Keith Giffen resucitó al Escuadrón Suicida. Debió imaginar de antemano que un grupo con supervivencia tan baja no podía durar mucho, pero durante un año y junto a Paco Medina nos trajo (mucho) humor, (muchas) muertes y nos dejó con ganas de más.

Suicide Squad (2001-2002)

Keith Giffen es una figurita conocida dentro de los creadores del Universo DC. Este simpático cascarrabias (si me permiten la antítesis) puso sus guiones y sus dibujos al servicio de la Legión de Superhéroes, creó a Lobo y a Ambush Bug (uno de mis personajes favoritos, siempre dispuesto a morder la mano de quien lo dibuja), y en los últimos años colaboró en títulos tan dispares como Doom Patrol, OMAC o Infinity Man.

Sin embargo, para una gran cantidad de lectores de cómics, decir Keith Giffen es decir Justice League International, aquella versión de la Liga de la Justicia que escribió junto a J.M. DeMatteis y que salpicaba humor por los cuatro costados, pese a que también tenía mucho más que eso. Algún día hablaremos del tema.

Si la Liga es una de sus creaciones más recordadas, la heredera perfecta de aquel humor se encuentra entre sus trabajos olvidados. Tuve la suerte de coleccionar los doce números de su Suicide Squad allá por el comienzo de siglo y recientemente los adquirí en formato digital, gracias a una barata de ComiXology.

Desde el primer número, queda claro que estamos ante el Giffen más humorístico, ese que hace malabares con los diálogos, con cuatro o más personajes conversando a la vez, en persona y a través de intercomunicadores.

Suicide Squad (2001-2002)

Así comienza el primer número y la sorpresa no solamente es el esfuerzo (en el mejor de los sentidos) que hay que realizar para "seguir" la charla, sino que los elegidos para ir al muere no son otros que los miembros de la Liga de la Injusticia, inoperantes enemigos de la Liga de Giffen-DeMatteis y ocasionales integrantes de la Liga de la Justicia de la Antártida. No pregunten.

En esta clase de series no vale la pena encariñarse con los villanos y ya desde el comienzo queda claro que la tasa de mortalidad será muy alta. Se irán estas caras conocidas y llegarán otras con una rica historia dentro del Task Force X (u Omega… porque ya se estaban abusando de la X), incluyendo un bigotón con pocas ganas de seguir viviendo y una excelente puntería.

Amanda Waller no será quien comande las acciones, al menos en principio , quizás porque por aquellos tiempos estaba en el gabinete del presidente Lex Luthor. Y aprovecho para recomendar todas las historias relacionadas con su mandato, exceptuando la última, Enemigos Públicos, aunque propició una divertida adaptación.

El encargado de elegir y "suicidar" a los villanos será el sargento Rock, personaje histórico de DC, acompañado de su colega Bulldozer, ambos demasiado joviales para la edad que deberían tener. Tranquilos, que habrá una explicación (a medias) para esto.

Suicide Squad (2001-2002)

La plantilla de "buenos" se completa con dos personajes nuevos: Havana y Modem, quienes agotarán la paciencia de los veteranos mientras cambian constantemente de identidades y les dicen a los conscriptos a dónde deben ir a hacer lo que puedan.

Toda la serie gira alrededor de los sacrificios que deben realizarse por el bien mayor, las pocas posibilidades de volver vivo de las misiones, pero también gira en torno a las relaciones entre los cuatro protagonistas, con Waller sumándose en los números finales y revelando lazos con alguno de ellos.

Los diálogos de Giffen calzan a la perfección con los dibujos de Paco Medina, representante de aquella época en la que Joe Madureira había dejado una marca indeleble, Mike Wieringo volaba alto y a Todd Nauck nunca le faltaba trabajo.

Suicide Squad (2001-2002)

Su estilo acartoonado dotaba de una rara belleza a la violencia sin sentido y las expresiones faciales hacían que uno extrañara un poquito menos a Kevin Maguire. Estuvo presente en los doce números y solamente faltó en un par de secuencias ambientadas en el pasado, dibujadas por capos como Russ Heath o John Severin.

Lamentablemente, con el karma que suele perseguir a Giffen, la serie apenas duró un año. El guionista sembró algunas semillitas que recién estaban saliendo de la tierra, imaginó eventos semestrales e historias pasadas que enriquecían las historia del escuadrón, y todo indica que tuvo que guardar todo en la mochila e irse rapidito cuando los números no cerraron.

Incluso con una película en el horizonte, parece imposible que su run sea recopilado en papel, sobre todo si tenemos en cuenta que el de John Ostrander apenas está viendo la luz por estos días. Pero el desembarco y el auge de los cómics digitales nos permiten disfrutar de esta pequeña joya, aunque desde un primer momento haya que sufrir sabiendo de su prematuro final. Como si el cómic mismo fuera parte del Escuadrón.

Suicide Squad (2001-2002)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3