Home Cómics Superman: The Black Ring

Superman: The Black Ring

Por el Cómics

Superman: The Black RingEngañoso título de un cómic que apenas tiene al Hombre de Acero en un puñado de páginas, mientras que el verdadero protagonista es Lex Luthor, quien recorre los rincones del Universo DC en busca de una energía que logre mantener la atención del lector.

Superman: The Black Ring

Superman: The Black RingPaul Cornell supo ser el "nuevo guionista del momento" en DC Comics. Entre 2010 y 2012, luego de haber firmado exclusividad con la editorial, escribió la miniserie de Knight and Squire, tres números de Batman and Robin, lanzó dos series de los Nuevos 52 (Demon Knights y Stormwatch) y hasta tuvo su serie en Vertigo (Saucer Country).

Más tarde mudó su campamento a tierras marvelitas, Saucer Country fue cancelada y su vínculo con DC se terminó. Sin embargo, uno de sus trabajos más laureados fue Action Comics, entre los números 890 y 900, cuando la serie fue protagonizada por Lex Luthor.

Hay un problema que aparece desde el comienzo y que suele suceder cuando las editoriales andan rebotando entre un crossover y otro: toda la acción está motivada por lo ocurrido en Blackest Night, aquella batalla entre linternas de nueve (9) colores diferentes.

En un momento en el que había franquicias y cualquier personaje de la editorial podía ligar un anillo, el archirrival de Superman obtuvo el suyo. Le tocó uno naranja, alimentado por la avaricia, que luego le quitaron.

Cuando comienza la historia, en el volumen 1 (de 2) de Superman: The Black Ring, Luthor está obsesionado con la energía de los anillos negros. ¿Por qué? Bueno, porque son los más escasos... y porque quizás le permitan descubrir los secretos de los otros colores.

Superman: The Black Ring

El poder de la historia, así como el de un anillo, va disminuyendo con el correr de los números. Comienza bien arriba, con Luthor y Lois Lane (inserte signo de cierre de interrogación entre paréntesis) investigando la ubicación de energía residual de las linternas oscuras. Su búsqueda lo pondrá en la mira de otros villanos conocidos de DC, incluyendo gusanitos con ansias de conquistador y hasta un gorila antropófago.

La Muerte (aquella creada por Neil Gaiman) hará una aparición interesante y para cuando llegue Vandal Savage la cosa empieza a perder fuerzas. Todavía no terminaba el primer volumen y Lex seguía de aquí para allá, apagando bolsones de materia oscura o yo qué sé qué.

Superman: The Black Ring

Cuando parece que entramos en la recta final, se cuela el Anual de Action Comics, que nos muestra a un joven Lex interactuando con Darkseid durante una pasantía en Apokolips e interactuando con Ra's al Ghul durante una pasantía en Medio Oriente. Si bien la premisa suena interesante, termina complicando el origen de Lex, quien a fin de cuentas logró su fortuna patentando tecnología choreada de otro planeta.

Volviendo al desfile de villanos, que por momentos recuerda a Hush, aparece el Joker, Larfleeze (el Linterna Naranja original) y la revelación del verdadero genio detrás de todo lo que le pasó al pelado desde el número 890. El larguísimo final lo dota de un poder casi divino, que por momentos recuerda a la querida historia (al menos por mí) Emperor Joker. Pero menos de lo que todo el desfile de villanos recordaba a Hush.

El arte de Pete Woods, en la mayoría de los números, hace la experiencia de lectura bastante agradable. Queda la sensación de que si Cornell hubiera contado este magnum opus en la mitad de páginas, se hubiera convertido en referencia inevitable de Luthor. Sin embargo, el final parece más un premio al tesón del lector por haber llegado hasta ahí. Un plan digno del protagonista.

Superman: The Black Ring

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3