Home Cómics The Complete Alan Moore Future Shocks

The Complete Alan Moore Future Shocks

Por el Cómics

The Complete Alan Moore Future ShocksEn los primeros años de la década de los 80, antes de que el mundo del cómic se pusiese a sus pies, Alan Moore publicó un puñado de historias cortas en la revista inglesa 2000AD. Ese material, de difícil acceso hasta hace unos meses, fue recopilado recientemente en el tomo "The Complete Alan Moore Future Shocks".

The Complete Alan Moore Future ShocksTreinta años atrás, cuando la década de los 80 recién estaba amaneciendo y Alan Moore todavía no había desembarcado en los Estados Unidos, el barba ya escribía cómics. Opacada por sus posteriores trabajos en suelo norteamericano, la etapa inglesa de Moore es igual de interesante y rica que la que vendría después.

De ese período, seguramente su obra más importante sea "Marvelman", una genial deconstrucción del género de los superhéroes en la que ya se asomaban ciertas inquietudes y conceptos que posteriormente ampliaría en obras como "Watchmen". Lamentablemente, los conflictos legales en torno al personaje hacen imposible contar con una reedición como lo merece, por lo que las vías para acceder a ese material indignarían a los promotores de la SOPA.

Con un perfil no tan ambicioso, pero no por eso con historias menos valiosas, está su paso por la revista "2000AD". Esta revista de publicación semanal, hogar del personaje de cómics más importante de las Islas Británicas, el Juez Dredd, es de un claro perfil orientado a la ciencia ficción y ha visto nacer en sus páginas a autores del porte de Grant Morrison, Peter Milligan, Brendan McCarthy, y un larguísimo etcétera. Autores que años más tarde saltarían a los Estados Unidos, y así, la industria nunca más sería la misma.

Entre los años 80 y 83, Moore escribió para la 2000AD un par de centenares de páginas de historias cortas para la sección Future Shocks, las que para beneficio de los lectores fueron recopiladas recientemente en el tomo "The Complete Alan Moore Future Shocks".

Presentadas por el alienígena Tharg, quien hace las veces de maestro de ceremonias, las historias de Future Shocks (con una extensión que oscila entre las dos y cinco páginas) se caracterizan por tener al humor como eje central, así como por sus giros argumentales del final.

The Complete Alan Moore Future ShocksAlgunas historias se destacan sobre el resto, como "The Last Rumble of the Platinum Horde", una humorada con una clara doble lectura anti militarista, en donde la raza conocida como The Platinum Horde decide iniciar una campaña de invasión y conquista de cada uno de los planetas de la galaxia. El problema es que luego de miles de años de devastar cuanto pueblo se encontraban a su paso, la horda descubre que la galaxia es circular y terminan arrasando con su propio planeta. Claro que, lo descubren un poco más tarde de lo que les hubiese gustado.

Otras, como "A Cautionary Fable", presentada tal como si se tratase de un cuento para niños en tono de rima (un cuento bastante macabro, por cierto), muestran el talento de Moore y su habilidad para jugar con las palabras y lograr una sonoridad muy particular.

No todo es risas, y así, cada tanto aparecen intercaladas historias como "One Christmas During Eternity", un tristísimo cuento de navidad en el que Moore, en apenas dos páginas, condensa más emociones que cualquier otro autor en cien.

El tomo no sólo recopila las historias publicadas bajo el título Future Shocks, sino también aquellas que salieron en la sección Time Twisters, en las que el humor queda a un lado y el eje temático es el tiempo.

Entre lo más destacado de estas páginas está "The Big Clock", una genialidad en la que nos lleva de paseo por la fábrica del tiempo, literalmente. Así, el lector aprenderá de dónde salen los tiempos muertos, los buenos y malos tiempos e incluso la memoria.

Sin embargo, el punto más alto de Time Twisters lo podemos ver en "The Time Machine", la historia de un hombre que, obsesionado con la creación de la máquina del tiempo, se olvida de disfrutar de aquellos que lo rodean. El desenlace es conmovedor y es justamente en "The Time Machine" en donde comienza a percibirse ese estilo de prosa en viñetas que ha caracterizado a Moore en sus principales obras.

The Complete Alan Moore Future ShocksComo yapa, el tomo incluye más de 50 páginas de historias publicadas en "2000AD", entre ellas, "Abelard Snazz", las aventuras de un genio cuyas ideas no son del todo geniales, y en las que Moore se las arregla para mechar con tono satírico algún que otro comentario sobre la realidad política de la época.

Sería injusto no mencionar a los dibujantes que lo acompañan a lo largo de estas más de 200 páginas. Más todavía si se trata de artistas del calibre de Dave Gibbons (con quien años más tarde haría dupla en la imprescindible "Watchmen"), Brendan McCarthy (antes de pegar el salto a ese estilo que recuerda a un Steve Ditko pasado por ácido), Alan Davis (con quien trabajó en "Captain Britain") y varios otros más, igualmente consagrados.

"The Complete Alan Moore Future Shocks" es una excelente oportunidad para leer a Moore en un formato que nunca más repetiría (quizás la única salvedad sean las historias de Jack B. Quick en "Tomorrow Stories") y descubrir que, aún cuando el mundo no lo sabía, el tipo ya era un genio.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3