Home Express ¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.

¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.

Por el Express

¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.

¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.

Por estos días sale a la venta un nuevo libro de cuentos de uno de los administradores de este sitio. Después de tres años de darse la buena vida y reseñar cualquier porquería, Ignacio Alcuri vuelve a lo que menos peor hace: escribir cuentos cortos de humor.

La editorial (cuyo nombre es tan extenso que haría colapsar a nuestros servidores si lo escribiéramos completo) nos permitió, en carácter de primicia, compartir una de las unidades de contenido de La novia de Johnny Storm ve la vaca y llora. Aquellos que han leído cómics entenderán la referencia del título y sabrán que el autor es un ordinario.

Sin más, una historia que te hará olvidar tus problemas... al menos por unos segundos.

Qué desencuentro

Lo nuestro no pudo ser por una cuestión de timing. Recuerdo la primera vez que te vi subir al ómnibus, con tu vestido corto y un cómic debajo del brazo. En ese momento tenía novia y estaba en el asiento de al lado, así que todo quedó en un respetuoso escaneo visual y la rápida teoría de que, en una realidad paralela, lo nuestro hubiera funcionado muy bien. Meses más tarde, fui yo el que estaba soltero y vos la que se tomó el mismo ómnibus con un tipo bastante más apuesto que yo, con el que mantuviste una conversación sobre temas de los que yo también podría haber opinado. Debió ser aquella decepción la que me empujó al sacerdocio, ya que la fe cristiana seguro que no había sido. Supe que habías dejado al galán por la cara que pusiste al verme de sotana en el asiento del fondo, ese al que se accede subiendo un par de escalones. Ese día estuviste en mis oraciones y también en mis interjecciones de placer, que fueron escuchadas en toda la parroquia y me obligaron a dejar los hábitos, salvo el hábito de manosearme. Colgué la sotana y descolgué el short y las medias largas, y no tardamos en volver a cruzarnos. No te diste cuenta, pero pude ver la boleta del traje de novia que usabas como marcalibros en la novela de uno de mis 126 autores favoritos. Se me ocurre que plantaste al tipo en el altar o descubriste en la convivencia que no eran el uno para el otro, porque llegó a mis oídos que estabas soltera de nuevo, el mismo día que llegaban al puerto la esposa rusa que había encargado por correspondencia y los tres niños pequeños que adopté en África. Por supuesto que me dolió cuando las inundaciones se los llevaron a los cuatro y volví a quedarme solo en el mundo, pero enseguida me acordé de vos y me tomé este ómnibus, que recorre barrios vacíos y cada tanto se detiene por los cadáveres hinchados que todavía no fueron retirados de las calles. Ahora que veo bien, ese que acabamos de esquivar se parecía demasiado a vos.

Otros adelantos:
¿Acidez?
¿Vacío existencial?

¿Desamor? Llega la solución a tus males en forma de libro. Leé un adelanto de LA NOVIA DE JOHNNY STORM VE LA VACA Y LLORA.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3