Home Juegos Juegos adictivos 1: Angry Birds

Juegos adictivos 1: Angry Birds

Por el Juegos

Juegos adictivos 1: Angry BirdsEn las últimas semanas y luego de años sin que ocurriera, dos títulos me enfermaron y me quitaron horas de sueño. En el primero, un grupo de pájaros utiliza una sencillísima honda para reventar a unos chanchos verdes. Aún con esta extraña premisa, me enganché a Angry Birds.

Juegos adictivos 1: Angry Birds

Desde que desaparecieron las aventuras gráficas como género importante dentro de la industria de los videojuegos, me fui alejando de las computadoras como "máquinas para jugar", más allá del Carta Blanca en largas jornadas laborales, cuando había que distraerse cinco minutos para no perder la cabeza.

Crecí tratando de resolver los misterios de títulos como Space Quest, King Quest, Leisure Suit Larry, Indiana Jones, Maniac Mansion, Grim Fandango, Sam and Max y por supuesto, con varios cuerpos de ventaja, la saga de Monkey Island.

Los tiempos cambiaron y la cosa se fue enfilando (desde mi miope punto de vista) hacia el RPG, en donde no alcanzaba con intercambiar una manzana por un destornillador, también había que aumentar los puntos de experiencia de la manzana y hacer un hechizo para utilizar el destornillador.

Por otro lado estaban los juegos de luchas, o de matar enemigos, o de fútbol, que cada vez agregaban más y más teclas. Shift+R para dar un rodillazo derecho, o para acercarse en cuclillas, o para hacer una rabona. Yo crecí con el A y el B, muchachos.

Alejado de tanta complicación, me encontré hace algunas semanas con dos juegos muy diferentes, pero con cosas en común, que lograron enviciarme un poquito. Uno de ellos es el Angry Birds.

La "historia". Mejor dicho, la excusa.

Llegué a la aventura de los pajaritos enojaditos gracias a Chrome, el browser de Google. Sabía que era "el juego del momento" pero mi teléfono no es muy smart que digamos. Cuando mi navegador de cabecera anunció que lo presentaba en forma gratuita como una extensión más, lo bajé.

Describirlo es muy sencillo, de un lado hay una honda y pájaros. Del otro lado hay chanchos malos que se robaron los huevos de los pájaros. Controlando la honda, en ángulo y velocidad, hay que hacer explotar a los chanchos, ya sea por contacto directo o derribando las estructuras que los rodean.

Es cierto que el furor mundial fue de quienes controlaban la honda con el dedo sobre la pantalla del celular. Yo les digo que hacerlo con el mouse también puede ser muy entretenido. La versión de Chrome trae tres niveles con 21 pantallas cada uno, más siete niveles "especiales" hechos para esta versión.

Durante largas jornadas me dediqué a ir avanzando, pantalla a pantalla, hasta completarlas. En alguna oportunidad perdí horas de sueño por derribar alguna puñetera estructura que protegía demasiado bien a los malditos cerdos.

Un ejemplo de las aves en acción.

Eventualmente logré pasar todos los niveles, así que volví a empezar para conseguir las tres estrellitas en cada uno (es decir, pasar el nivel con mayor puntaje, ya sea por destruir más objetos o ganar con pajaritos sin usar). También lo logré. Parte del éxito de este juego, para mí, fue tener un nivel de jugabilidad y dificultad accesible y progresivo.

No revisé videos de YouTube buscando estrategias para pasar los niveles, pero confieso que tuve que buscar ayuda para encontrar los logos ocultos de Google que destrababan los niveles especiales.

Recomiendo que lo prueben, aunque más no sea para que se instalen el Google Chrome y tengan un nuevo explorador de Internet favorito. Pero confío en que además pasarán un buen rato.

Juegos adictivos 1: Angry Birds

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3