Home Juegos Lady Blackbird

Lady Blackbird

Por el Juegos

Lady BlackbirdLady Blackbird, un RPG gratuito con una ambientación steampunk y un sistema sencillo e innovador, es una opción excelente para introducir a un grupo de amigos al mundo del rol. Casi jugable al instante, proporciona todo lo necesario para numerosas sesiones en menos de 20 páginas.

Los hobbies son un emprendimiento generalmente caro. Por supuesto, coleccionar botellas de refresco vacías es mucho menos caro que coleccionar armas de la Segunda Guerra Mundial, pero los juegos de rol y caja, sin ser imposiblemente onerosos, no se caracterizan por ser económicamente accesibles para el jugador sudamericano. Podríamos argumentar que en la relación juegos – tiempo de disfrute el costo comparativo con una película o una salida de fin de semana termina siendo menor y más aprovechable a largo plazo, pero ese es otro tema. En lo relativo a este espacio, en sucesivas entregas informaremos sobre opciones económicamente rentables para el jugador con presupuesto acotado.

Lady BlackbirdLos juegos de rol en particular pueden resultar intimidantes, aún para el público objetivo potencial. Por lo general, la imagen de un RPG remite inmediatamente a un tipo de actividad grupal que implica la exploración de calabozos en penumbras a medida que se aniquilan monstruos para quedarse con sus tesoros. Independientemente de lo acertado o no de esta visión, originada en el sistema de rol más popular a la fecha (Dungeons & Dragons), las opciones son tan variadas como imaginables. El “punto de entrada” de D&D, particularmente, es relativamente costoso (alrededor de 60 dólares por un set completo de tres manuales) y un poco intimidante para posibles jugadores que tienen intriga por conocer de qué va esto de los RPGs. Existen numerosas propuestas casi o totalmente gratuitas que pueden dar una imagen integral de la experiencia que se vive al jugar rol y Lady Blackbird, de John Harper, es una de las mejores opciones disponibles para probar esta dinámica.

Lady Blackbird es una RPG completamente gratuito y de altísima calidad, que Harper publicó bajo la licencia Creative Commons (a grandes rasgos, esta licencia permite distribuir y alterar el documento siempre que se atribuya la autoría al creador original y se distribuya, a su vez, el producto resultante). Lady Blackbird ganó un Ennie de Plata en 2010 (de los premios más importantes para los RPGs) como “Mejor Producto Gratuito”. Se puede descargar de la página central de One Seven Design y para quienes no manejen inglés, existe una versión completamente traducida al español realizada por la gente de Conbarba.

John Harper es un diseñador prolífico, con varios productos de poca “carga” inicial (bajo conteo de páginas, reglas sencillas) y máxima jugabilidad. Su RPG anterior, Agon, es uno de las mejores opciones existentes para encarnar héroes griegos míticos realizando proezas en nombre de sus dioses, en una ambientación competitiva entre jugadores. Lady Blackbird es un producto que en 16 páginas permite de una a seis sesiones para seis jugadores (incluido el director de juego) en una ambientación fantástica-steampunk. Las ilustraciones y diagramado del juego son soberbios. A modo de evitar posibles estancamientos comunes a juegos de rol para principiantes, el juego contiene todo lo necesario para ser jugado (salvo dados regulares de seis caras): hojas de personajes prearmados, diagramadas con el sistema de juego delimitado en la mitad de la hoja y las características pertinentes al personaje en la otra mitad, referencias al mundo de juego, un disparador inicial de situación, sugerencias para el director de juego y hojas adaptables a nuevos posibles personajes.

Lady BlackbirdEl sistema de juego es sumamente sencillo e incorpora una mezcla de los mejores componentes de juegos innovadores de los últimos años (The Shadow of Yesterday, por ejemplo). Los personajes están compuestos por rasgos (descripciones generales de las características del personaje, al estilo “Noble Imperial” o “Contrabandista”), claves y secretos (codificaciones de tendencias de personalidad del personaje que cuando se activan proporcionan puntos de experiencia, al estilo “Clave del Comandante” o “Secreto del Guardaespalda”) y estados (descriptores de condiciones internas del personaje, al estilo “Atrapado” o “Herido”). Los rasgos, a su vez, incorporan etiquetas (subdivisiones más específicas que implican que “Noble Imperial”, por ejemplo, incorpore “Danza”, “Educación”, “Historia”, etc.). Ante un conflicto, el jugador tira un dado, y si cuenta con un rasgo aplicable, añade otro adicional, mientras que si cuenta con etiquetas aplicables, añade uno por cada etiqueta. Además, el jugador puede tomar dados de una reserva personal que fluctúa a lo largo del juego y se repone cuando el personaje falla una tirada o cuando el jugador decide establecer una escena de recuperación, entre otras situaciones. El jugador tira entonces todos los dados acumulados, siendo cada resultado superior a cuatro un éxito, y se compara el número de éxitos con la dificultad de la tirada, lo que determina el éxito o no frente al obstáculo en cuestión. Las claves permiten al activarse, entre otros beneficios posibles, obtener puntos de experiencia que posibilitan añadir nuevos elementos a la hoja de personaje. El sistema, más allá de lo intuitivo y claro que resulta, se adecua elegantemente para caracterizar el comportamiento de los personajes y la acción y flujo del juego a un paso narrativo efectivo.

Lady BlackbirdLa ambientación también está detallada en forma apropiada para desarrollar la cantidad de sesiones de juego previstas en su descripción. La historia comienza in media res, con Lady Blackbird escapando de un matrimonio de conveniencia en una nave contrabandista voladora, El Búho, en busca de su amante secreto, el Rey Pirata Uriah Flint. Lo que complica la situación es que la partida comienza con el Búho capturado por la Mano del Pesar, un crucero imperial, por volar bajo un pabellón falso. El objetivo inmediato de Lady Blackbird y sus aliados es escapar de esta situación, alcanzar Mundorefugio, donde se esconden los piratas, y evitar la persecución segura que el trono Imperial de Ilysium proclamará sobre la fugitiva. En tan solo dos hojas Harper evita magistralmente los obstáculos recurrentes de los juegos de rol para jugadores principiantes (¿de dónde se conocen los personajes?, ¿por qué viajan juntos?, ¿cuáles son sus intenciones, objetivos y anhelos?, etc.). El mundo de juego está desarrollado a modo de gacetilla con entradas particulares para islas flotantes importantes, lugares de interés, amenazas del Salvaje Azul (el mundo de la historia) y todo lo necesario para añadir color e interés a la aventura, dejando mucho espacio para la improvisación y creación del director.

A pesar de su brevedad, Lady Blackbird encierra una mini-sección exclusivamente para directores de muy buena calidad, con consejos pertinentes a la hora de dirigir la partida (no planificar y escuchar a los jugadores, encontrar obstáculos, etc.), así como posibles claves y secretos nuevos, así como probables obstáculos que aseguren de que el destino de Lady Blackbird esté teñido por una trayectoria narrativa interesante.

Dada la brevedad de Lady Blackbird, conviene no desarrollar más la reseña del juego y en su lugar alentar a lectores de este artículo a descargarlo, leerlo en detalle (por su naturaleza y claridad Lady Blackbird puede comenzar a jugarse casi al unísono de su lectura inicial) y disfrutar una o varias sesiones con una historia excelente, que resume en poco más de una decena de páginas los aspectos más intrigantes del diseño de RPGs del momento. John Harper creó en Lady Blackbird una de las mejores opciones para incorporar nuevos jugadores al hobby y merece todo el mérito posible por la profesionalidad de un producto que podría ser considerablemente caro y aún resultar poco oneroso para la cantidad diversión que propone.

Lady Blackbird

Si tienen disponibilidad para hacerlo, John Harper acepta que le compren “algo de tomar” (es decir, donaciones) a través de su página de One Seven Design. Descarguen este manual gratuitamente, léanlo y jueguen esta pequeña joya que es Lady Blackbird.

Altísimamente recomendado.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3