Home Libros Armas de Deidad Masiva

Armas de Deidad Masiva

Por el Libros

Armas de Deidad Masiva¿Qué pasaría si el universo fuese quebrado y una parte de sus creadores fueran utilizados como armas de destrucción masiva por una civilización decadente y corrupta? La primera novela de N. K. Jemisin contesta esta y otras preguntas en uno de los mejores debuts del 2010.

Armas de Deidad MasivaLa primera novela de N. K. Jemisin, “The Hundred Thousand Kingdoms” (Los Cien Mil Reinos) fue considerada masivamente una de las mejores creaciones fantásticas del 2010. Este libro forma parte de la trilogía “Inheritance”, de la cual ya hay dos novelas publicadas (el mencionado primer libro y “The Broken Kingdoms”, “Los Reinos Quebrados”). Con tanta mención positiva de los lectores de Jemisin, no podía dejar pasar esta novelilla (son unas 400 páginas, nomás). ¿Cumple con las expectativas? Si, sobradamente.

La historia se centra en Yeine Darr, joven líder de una tribu de bárbaros, que al mes de morir su madre es convocada al palacio imperial de Sky en el reino de los Arameri, los gobernantes del mundo. El poder que ejerce este pueblo sobre el resto de los reinos existentes (que como habrán supuesto, son unos cien mil) es inmenso y prácticamente indiscutido. Los Arameri gobiernan al mundo con mano de hierro por ser los elegidos de la deidad de la Luz, el Resplandeciente Itempas, como sus representantes en la creación.

Armas de Deidad MasivaUno de los puntos más interesantes de la novela es la cosmología que Jemisin entreteje. En el mundo creado por la autora, hace años se desencadenó una terrible Guerra de los Dioses que enfrentó al Resplandeciente Itempas con sus hermanos, Nahadoth, el Señor de la Noche, y Enefa, Señora del Crepúsculo. Las consecuencias de este conflicto fueron terrible: al vencer Itempas, Enefa fue destruida y Nahadoth y todos sus dioses aliados (los Enefadeh, “los que recuerdan a Enefa”) fueron condenados a la esclavitud en el plano mortal a manos de los Arameri, entonces sacerdotes del dios de la luz. Al mismo tiempo, todo culto a las deidades fue proscrito. Este nuevo status quo otorgó un poder inmenso a los Arameri, pues los dioses encadenados, si bien disminuidos, son inconcebiblemente poderosos, y su furia desatada es capaz de destrozar reinos enteros.

Esta complacencia y poder conlleva una decadencia moral y corrupción terrible del carácter por parte de la decadente civilización Arameri. Yeine, al ser convocada a la ciudad de Sky (un lugar maravillosamente imposible, con una clase gobernante que reside en la superficie de una plataforma sostenida sobre una torre-aguja imposiblemente alta, cuya base está en el suelo de la ciudad, donde habitan las clases bajas), descubre con sorpresa que al ser hija de una señora Arameri (su madre fallecida) tiene derecho a “entrar en carrera” por el trono cuando su abuelo abdique. Lo complicado radica en que los poderes residentes en este nido de serpientes, corrompido hasta los huesos por el hábito del poder ilimitado, no encuentran nada interesante que una mera bárbara del Norte llegue para gobernarlos. Imagínense las consecuencias de esta actitud para la salud de la joven bárbara.

La novela está contada con recursos narrativos muy interesantes que estructuran la trama completa como una historia creciente, que eclosiona en un clímax final inesperado. La historia de Yeine, más allá del retrato del choque cultural de dos civilizaciones completamente distintas, es de a ratos una historia de amor (con la entidad menos sospechada), por momentos un misterio casi policial (¿quién es el responsable de la muerte de su madre?) y por lo general un relato fantástico con una estructuración bastante inusual. Los personajes de Jemisin son su mayor fuerte, con una caracterización impecable de los mortales que pueblan Sky y los dioses subyugados, en su compleja dualidad sirviente-creador de la humanidad.

“Los Cien Mil Reinos” es una novela debut de mucha calidad. De lectura super-ágil, fue una de las mejores libros de fantasía que leí en 2010, por su apropiadísima caracterización, su cosmología inusual e increíblemente original, y por ser el relato de una mujer y varios dioses buscando restablecer el equilibrio en sus vidas, para darle balance a su/s universo/s. Recomendable sin reservas.

La novela fue publicada en español por Minotauro y probablemente llegue a nuestro país (entendiendo por “probablemente”, “no tengo ni idea”). Si llegó Malazan todo puede pasar en nuestro universo (que estará bastante quebrado, pero a veces funciona)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3