Home Libros Juan Ignacio y José Ángel. Dos hombres sin destino

Juan Ignacio y José Ángel. Dos hombres sin destino

Por el Libros

Juan Ignacio y José Ángel. Dos hombres sin destinoJuan Ignacio y José Ángel pasan los días sentados en el sillón del living, mirando Ben-Hur, trabajando para la NASA, cantando con Bono, chateando con una novieta o preparándose para el Apocalipsis. Todo eso lo conversan, para beneplácito de los lectores.

Juan Ignacio y José Ángel. Dos hombres sin destinoHacía tiempo que no devoraba un libro en una sola sentada, sin salirme del sofá ni para vaciar la vejiga (algo que hago más seguido desde que empecé a tomar agua sin gas de puro aburrimiento). Es cierto que muchos títulos son imposibles de terminar salvo que uno tenga una sonda, y que están de moda las sagas legendarias que en trochecientas páginas cuentan una partecita de la historia de una tierra legendaria que es como la Inglaterra antigua pero con más bichos y menos violaciones.

El caso es que me encontré con el libro Juan Ignacio y José Ángel. Dos hombres sin destino por esas casualidades del intercambio cultural. Me escribieron unos tíos muy majos de la editorial Pepitas de calabaza, que se habían cruzado con un texto mío y les interesaba leer algún otro. Hacia España partió un libro y desde allí me enviaron el que acabo de fagocitar en el sillón del living. Difícil que ellos salgan ganando en el cambiazo.

Este libro de Montero y Maidagán (dos personas diferentes) es una adaptación del texto llevado al teatro por la compañía de Álex de la Iglesia, con Enrique Martínez y Manuel Tallafé (Hoffman y Wollensky en Plutón BRB Nero, entre otras destacadas actuaciones).

El texto no oculta sus orígenes teatrales y está presentado en forma de diálogo, con Juan Ignacio y José Ángel como sus únicos protagonistas, excepto participaciones en off de figuras destacadas, como Grace Kelly o Ben-Hur.

Ellos son dos tipos cuarentones, que viven juntos desde hace décadas y han hecho poca cosa con sus vidas. Especie de Beavis and Butthead hispano, reaccionan (a veces reflexionan) sobre las tonterías que aparecen en el omnipresente televisor, además de mantener conversaciones absurdas sobre la infancia, el empleo o el éxito que hubieran tenido Los Panchos de haber nacido en Estados Unidos.

Las 130 páginas, salpicadas con dibujos de Bárbara Perdiguera, siguen a nuestros protagonistas en una maratón de fiestas repletas de famosos (de los buenos y de los otros), romances con actrices famosas, discusiones con unos padres minúsculos y al final de todo, lógico, el Apocalipsis.

Las situaciones reideras están aseguradas, más si uno logra escuchar en su mente las voces de estos dos pelmazos y es de los que sonríe con el acento de la Madre Patria aunque tenga que ver la película de Mortadelo con subtítulos.

Yo, agradecido de haberme encontrado con esta obra, que permite ser releída y redisfrutada. José Ángel seguirá estudiando para impresionar a su novia que conoció en Internet y Juan Ignacio cantará con Sting, Bono y el Elton John por teléfono. Es que ir a Londres con el día que está teniendo...

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3