Home Libros King of Thorns - Mark Lawrence (2012)

King of Thorns - Mark Lawrence (2012)

Por el Libros

King of Thorns - Mark Lawrence (2012)Pocos meses atrás reseñábamos ‘Prince of Thorns’ de Mark Lawrence, uno de los mejores debuts literarios que recordamos a la fecha. La secuela, segunda novela de una trilogía, no sólo no decepciona, sino que redobla la apuesta en forma magnífica. Analizamos las razones, a continuación.

King of Thorns - Mark Lawrence (2012)Prince of Thorns’ es una de las novelas ineludibles de la literatura fantástica actual, para quien quiera entender el género. La opera prima de Mark Lawrence, centrada en la figura enigmática, seductora y repulsiva de Jorg Ancrath, el príncipe homónimo, es un ejemplo claro de lo mejor que tiene para dar la literatura fantástica en nuestros días. En ‘Prince of Thrones’, Lawrence demostró ser un escritor increíblemente hábil y capaz, con una prosa contundente y lírica, caracterizaciones elaboradas y efectivas, y una valentía particular para encarar una historia con un antihéroe tan moralmente reprensible como Jorg.

Como señalábamos en la reseña de la primera parte de la trilogía, hay poca cosa rescatable en la personalidad e intenciones de Jorg: desquiciado, violento, sangriento y despiadado, el príncipe demuestra a sus jóvenes 18 años de edad una capacidad desmedida para atrocidades que a menudo desafían la capacidad de credulidad del lector. Jorg no es el muchachito que uno lleva a cenar a la familia para “presentarle mi novio a mis padres”, salvo que lo que uno esté buscando es que los mencionados padres terminen hirviendo en aceite incandescente a partir de los caprichos del homenajeado en cuestión.

Al final de la primera novela (con los títulos de las entregas subsecuentes no es difícil darse cuenta por dónde va la cosa, por lo que no tomen esta afirmación como una revelación innecesaria), Jorg se hacía de un trono, primer paso hacia una conquista política mucho mayor. El camino quedaba plagado de cadáveres, fantasmas y ecos de espinas enterradas en la piel del protagonista y el lector.

El escenario quedaba así pronto para ‘King of Thorns’, indiscutible mejor novela, para quien suscribe, de 2012.

En ‘King of Thorns’ la narración se vuelve estructuralmente mucho más compleja y menos lineal. La historia alterna entre un momento actual en el que el reino que cuenta con el (dudoso) honor de tener a Jorg como monarca sufre un asedio de sus enemigos, y escenas intercalados del pasado del ahora crecido muchacho, generalmente ubicadas entre la finalización de la primera novela y el asedio.  La narración se carga de incertidumbre, por momentos, al hacer referencia a oscuros secretos extirpados de la mente del príncipe, tan atroces como para que él mismo no quisiera siquiera recordar tenerlos, que esperan su momento de reaparecer almacenados en un artilugio mágico. El recurso funciona de maravillas en tanto la historia está una vez más contada en una primera persona condicionada a la experiencia (más dudosa que nunca) de Jorg, quien por lo menos presenta en su madurez una actitud más templada ante los impulsos venenosos de su sangre y pasado.

Como ya sabemos y como reafirma ‘King of Thorns’, Jorg es una mezcla perfecta de asesino, déspota y poeta, constituyendo una de las voces narrativas más apasionantes de los últimos años. La escritura de Lawrence, de primerísimo nivel y con sutilezas y lirismo en su construcción tan efectivos como elegantes, permite conocer los pensamientos últimos, encontrados y eventualmente contradictorios de la bomba de tiempo apellidada ‘Jorg’.

Vale aclarar que ‘King of Thorns’ es tanto o más violenta que su entrega predecesora, con batallas sangrientas apenas superadas por las atrocidades de la historia pasada del torturado muchacho. En otra alteración interesante del formato establecido por su predecesora, tenemos por primera vez otra voz narrativa distinta a la del príncipe, la de su amada-odiada-deseada Katherine, que añade un contraste más racional en su visión de los hechos a la mirada teñida de sangre y remordimiento del joven monarca.

Sin embargo, al mismo tiempo, Jorg es un personaje mucho más complejo en su madurez monárquica, con complejidades morales en vericuetos personales más laberínticos de los que sugeriría una lectura superficial. De todas maneras, la justificación simplista escapa a la obra de Lawrence, a los dioses gracias: Jorg es lo que es por razones mucho más elaboradas y, al mismo tiempo, simples, de lo que podría aventurar una visión panorámica.

En realidad, los desesperos y cambios de Jorg obedecen en gran medida a haber ya alcanzado el deseo de su corazón emponzoñado. El propósito inicial de este líder de banda de malvivientes (cuya descripción sigue engalanando el comienzo de cada capítulo en párrafos maravillosos) se ve truncado al deponer al rey Renar. No hay nada más peligroso que lograr lo que buscaste por mucho tiempo, con fuerza obsesiva.

King of Thorns - Mark Lawrence (2012)Si además vinculamos este logro desarticulante con el tormento que le provocan sus recuerdos ocultos en una caja de bronce, el insomnio generado por un fantasma recurrente de un niño asesinado, y sus deseos por una mujer imposible, el resultado sólo puede ser calificado de ‘potencialmente explosivo’. En su tortura interna, Jorg sigue siendo un hombre plagado por recuerdos de atrocidades (propias y ajenas), y asediado por unos 20.000 soldados a sus puertas, hombre más o menos. Que esté plagado de contrariedades es absolutamente esperable.

Al mismo tiempo, que la historia resultante tenga al lector atrapado hasta su (sorprendente) resolución final, en los descuentos de la novela, no debería resultar demasiado sorprendente.

Por la calidad de su historia, por la eficacia y elegancia de la prosa de Lawrence, por los pensamientos y decisiones de uno de los personajes más atrapantes e interesantes de la literatura fantástica, por este conjunto de razones y muchas más, ‘King of Thorns’ es, a mi juicio, la mejor novela de 2012.

La tercera entrega, ‘Emperor of Thorns’ (nuevamente, con los títulos nomás no resulta muy difícil estimar el éxito futuro de la gesta de Jorg) finalizará la trilogía del ‘Broken Empire’, este futuro-tan-futuro-que-pasado-parece. Algunos autores con editores un poco más laxos deberían aprender lo efectivo que resulta contar una historia de estas dimensiones, en estas dimensiones, precisamente (tos tos George R. R. Martin tos tos). El añadido de volúmenes, capítulos y páginas no siempre redunda en beneficio del resultado final. En tan solo tres entregas, Lawrence va a redondear una de las sagas obligatorias de la literatura fantástica moderna.

Envidiable, imitable y, por lo menos, atendible.

En resumidas cuentas: lo mejor de 2012, por varias cabezas (empaladas). Perderse esta novela sería más criminal que los impresentables que generalmente acompañan al joven rey en sus incursiones en la campiña. Absoluta y totalmente ineludible.

Una de las series más importantes de la literatura fantástica se está gestando. Yo que ustedes no me la perdería.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3