Home Libros Kryptonita (la novela)

Kryptonita (la novela)

Por el Libros

Kryptonita (la novela)Leonardo Oyola nos trae una aventura de "villerismo mágico", con personajes marginales cuyos poderes van más allá de lo humano y que (además) están inspirados en el Panteón de DC Comics. Antes de que se venga la película, aprovechá y leé la novela.

Kryptonita (la novela)"Si sos fanático de la Liga de la Justicia, tenés que leer esta novela", me dijo un connotado dibujante argentino, especializado en genitales y en ofender a las minorías. Como soy fanático de la Liga de la Justicia y de los silogismos, concluí que tenía que leer Kryptonita, de Leonardo Oyola.

Es la segunda vez que leo esta novela. La primera fue en el viaje desde Buenos Aires a Montevideo, pero no saqué apuntes en mi libreta. Ahora que acaba de estrenarse (allá) la adaptación cinematográfica, descubrí que a mi memoria de chorlito debía ayudarla con una relectura si quería escribir al respecto.

Kryptonita funcionaría como un Elseworlds, una de esas historias imaginarias (¿pero es que acaso no lo son todas?) que nos muestra a los superhéroes más famosos del planeta en situaciones diferentes, en otros tiempos, otras tierras o bajo diferentes circunstancias.

Utilizando el What if? de la competencia, podríamos definir a esta historia como "¿Qué pasaría si Superman y el resto de los personajes de DC Comics hubieran crecido en una villa?". Menuda premisa.

Trataré (no garantizó el éxito) de imaginar lo que me hubiera pasado de leer la novela sin el bagaje superheroico de más de 30 años de consumo de historietas. Supongo que me hubiera resultado igual de interesante y fresca la historia de una banda de delincuentes que termina en la guardia de un hospital, con su cabecilla a punto de morir.

Oyola pinta con cariño y algo de tristeza la vida de aquellas personas que nacen en un contexto que limita severamente sus posibilidades. Desde la madre que le explica a su hijo que las calles "son de tierra" hasta el baile que sirve para sacarse toda la bronca contenida por tanta desigualdad.

Quizás se le pueda criticar que los personajes hablan en un castellano demasiado correcto, por más de que uno en su mente escuche esas palabras en el acento adecuado. Pero la construcción de ese mundo enfrentado con la justicia y la malísima policía, ese mundo con cosas tan diferentes a las nuestras y otras tan parecidas (la discriminación, las familias fragmentadas, la violencia), está bien plasmado en cada página.

Éste no es solamente un libro acerca de personajes marginales que intentan sobrevivir de una policía que les juró venganza. Cada uno de los miembros de la banda de Nafta Súper está directamente inspirado en un personaje de DC, presumiblemente de la formación de la Liga de la Justicia de los dibujos animados de Bruce Timm y Paul Dini.

Kryptonita (la novela)

No es caprichoso que para Oyola los villanos sean los héroes. Que el pináculo de la verdad y la justicia sea el jefe de una pandilla de bandidos, capaz de prender fuego a quienes se crucen en su camino.

Y está más que claro que el autor es un connoisseur del género y sus protagonistas, plagando sus aventuras de guiños más o menos evidentes a sus musos inspiradores: Superman, Batman, Linterna Verde, Flash, el Detective Marciano, la Mujer Maravilla y la Chica Halcón. Tantos, que hasta le perdonaremos lo de Nafta Súper, nombre que choca un poquito la primera vez que se lee.

Es un divertido ejercicio el ir identificando a los personajes. Desde los más sencillos (Ráfaga, que usa capucha roja y es el más rápido del grupo) hasta los que se revelan casi por descarte (Cuñataí Güirá). En ningún momento esto obstaculiza el disfrute de la historia, sino que son premios a aquellos que fuimos llevados por nuestros padres por el buen camino. No en vano, la cosa va de padres que nos llevan por un camino u otro.

También habrá villanos del lado de la ley y hasta algún bicho místico, pero no hay que olvidarse del verdadero protagonista de la historia: el médico de guardia que se encuentra en medio de un problemón, y que termina siendo como uno de esos personajes de Alex Ross que es mero testigo de los acontecimientos hasta que debe incidir en ellos.

La mayoría de la narración sale de la boca de este profesional, incluyendo un primer capítulo que bien podría haber sido un cuento independiente. Con él conoceremos el infierno de la medicina en esas "zonas de guerra", hasta que dé paso a los recién llegados, quienes nos contarán otros infiernos.

El equilibrio entre la dura realidad y la fantasía superheroica crea una suerte de "villerismo mágico" que no debería espantar mucho al neófito. Y que hará las delicias del lector ducho en estos asuntos de capas, Fortalezas de la Soledad y elementos radioactivos que sólo afectan a los nacidos en Kriptón.

Kryptonita (la novela)

Novela editada por Random House. Comprada en Argentina, aunque algún ejemplar circuló por plaza y seguramente abunde cuando llegue el filme.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3