Home Libros Reseña: 1001 comics que hay que leer antes de morir

Reseña: 1001 comics que hay que leer antes de morir

Por el Libros

Reseña: 1001 comics que hay que leer antes de morirDespués de recopilar películas que ver, discos que escuchar y videojuegos que jugar, llegó el libro que permite realizar un recorrido amplio por el mundo del noveno arte. Una enciclopedia de consulta permanente, que suple con diversidad lo que carece de profundidad.

Reseña: 1001 comics que hay que leer antes de morirEn algún momento de este siglo comenzaron a popularizarse los libracos (a falta de una palabra mejor... que no debe de existir) que recopilan 1001 ítems que deben ser disfrutados antes de espichar.

Así, unos señores con total subjetividad comenzaron a recomendarnos 1001 películas que ver, 1001 libros que leer, 1001 discos que escuchar y hasta 1001 hoyos de golf que jugar. Como si tuviéramos tiempo para tanto golf.

El último de estos lanzamientos guardará un interés especial para el multiversero promedio (junto con el de 1001 videojuegos), ya que recopila los mil y un cómics que deberían leerse antes de bajar la cortina final.

Antes de analizarlo, conviene señalar el principal inconveniente del tomo, que no es su peso sino sus pesos. En plaza, el libro cuesta $ 1790, lo que será una dificultad insalvable para muchos lectores. Habrá que estar atentos a cualquier oferta o promoción que aparezca.

Volviendo al material en sí, el libro claramente es material de consulta, y no sirve para ser leído de la manera tradicional, ni de esa extraña manera en la que leen los seguidores del manga. Libro perfecto para la mesita ratona, siempre que no esté hecha de un vidrio finito, puede ser hojeado una y mil veces (¡y no lo hice a propósito) por su dueño en busca de futura lectura o de pasar un rato ameno aprendiendo de cómics.

Claro que no debe confundirse el libro con una "Enciclopedia del Cómic", ya que el texto dedicado a cada una de las obras (ordenadas cronológicamente) combina de forma sintética detalles de la trama con detalles de la producción del cómic. Sirve para zanjar dudas y para disparar curiosidades, pero la investigación de cada uno de los ítems puede y debería continuarse con más material.

En sus 960 páginas (estándar de esta colección) las reseñas ocupan una columna (media página) y están acompañadas con imágenes de diverso tamaño, aunque sean muchos los cómics que no cuenten con este recurso. Más allá de que una imagen puede contar poco, un medio tan visual como éste se podría beneficiar de más fotos. Pero la cantidad de cómics y de páginas es fija. Dio para esto.

Además de los cómics, cuenta con un prólogo de Terry Gilliam y un par de índices para encontrar más rápido a un ítem, por título o autor. Existe un doble criterio para la selección ya que algunas obras tienen varias entradas (cinco álbumes de Tintin, cuatro de Asterix), mientras que otras aparecen resumidas en una sola página (Mortadelo y Filemón).

Respecto de la selección en sí, habrá tantas opiniones como lectores. Lo cierto es que las decisiones de Paul Gravett y su equipo de colaboradores tratan de combinar a las obras consagradas, las influyentes y las que ayudan a pintar un panorama más amplio de la historia del noveno arte. Los expertos del género podrán encontrar algunos datillos que les rechinen por su inexactitud, pero ninguno que haga que un lector nuevo, que accede a un cómic descrito en el libro, se sienta engañado.

A modo de ejemplo, aquí va una de las mini reseñas en su totalidad:


All Star Superman 2005
Grant Morrison - Frank Quitely
Primera edición DC Comics (EE.UU.)
Creadores Morrison (RU, n. 1969); Vincent Deighan (RU, n. 1968)
Género Superhéroes

Mientras escribía All Star Superman, Grant Morrison recordaba como entrevistó a un "Superman" disfrazado en una convención de cómics: "Mi caracterización ... se basó en la forma en que el tipo se sentaba  ... como si, invulnerable a cualquier daño físico, pudiera ser ... espontáneo y cálido". La duodécima parte de la obra de Morrison, "Carta de amor a Superman", destila su esencia a partir del cómic, de la animación y del cine para desembocar en una visión elegante, nostálgica y a la vez moderna. La versión de Morrison es más sutil, idealista, fantasiosa y libre que otras, pero retiene todas las nerviosas peculiaridades de la ciencia ficción.
Mientras Superman agoniza por una sobredosis de radiación solar infligida por su archienemigo Lex Luthor, deberá condensar toda una vida de hazañas en unos pocos días, y preparar a la humanidad para vivir sin su presencia. Este marco narrativo permite a Morrison introducir elementos como el Underverse, una gravedad tan intensa que detiene el tiempo; el anti-Bizarro Zibarro, un cautivo cuerdo en un mundo enloquecido; toda la historia de la humanidad en las veinticuatro horas de un mundo alternativo, y la ciudad-botella de Candor reconstruida en Marte. El elenco de secundarios es perfecto, y el trasfondo temático, la inalterable fe de Superman en la raza humana.
El artista Frank Quitely crea un mundo real, a caballo entre lo fantástico y lo maravilloso, y puede ser épico en ocasiones, o magistralmente sutil en el gesto y el detalle. Morrison y Quitely han creado un himno elegíaco al primero y más glorioso de los héroes.


Reseña: 1001 comics que hay que leer antes de morir

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3