Home Libros Reseña: 22-11-63

Reseña: 22-11-63

Por el Libros

Reseña: 22-11-63Un portal para viajar en el tiempo, con reglas muy específicas, podría ser utilizado para salvar la vida de John Fitzgerald Kennedy. Será cuestión de armarse de ingenio (y de mucha paciencia) para lograrlo. Stephen King nos trae la exquisita crónica de alguien que lo intentó.

Reseña: 22-11-63

Reseña: 22-11-63Cada decisión que tomamos tiene consecuencias inesperadas en nuestro futuro. Quién sabe cuántas veces salvamos nuestra vida por hechos tan insignificantes como salir de casa un minuto más tarde y perder un ómnibus.

La última novela de Stephen King juega con las causas y efectos, pero con un condimento muy especial: gracias a un mecanismo para viajar en el tiempo, los efectos son conocidos. Si queremos cambiarlos, basta con manipular las probables causas.

22/11/63 (gran traducción del título original, 11/22/63) cuenta la historia de un hombre con una misión. Se llama Jake Epping y tiene la sencilla misión de impedir que maten a John Fitzgerald Kennedy, lo que podría evitar una catarata de sucesos negativos que tiñeron la segunda mitad del siglo XX.

Se trata de una historia de ciencia ficción, con una "máquina" del tiempo muy sencilla, cuyo funcionamiento impide la aparición de muchas (pero no todas) las paradojas que encontramos en los cuentos de esta clase.

Claro que King no se limita a hacer de su protagonista un TimeCop, y debido a las limitaciones de los viajes temporales, lo obliga a insertarse en la sociedad estadounidense de fines de los cincuenta y principios de los sesenta.

La pluma del autor, afinada como nunca, permite que Jake nos cuente acerca de su periplo en el pasado, que intercala una hermosa historia de amor con la misión que lo llevó a aquellos años en primer lugar. Leyendo la novela uno se siente un poco como Jake y sufre cada vez que debe abandonar su apacible vida para regresar a la sucia tarea de evitar una muerte. No sólo la de JFK.

No será tan sencillo, porque en el pasado las cosas quieren quedarse como están, y cuanto más importante sea el hecho, más fuerza harán para impedir que las modifiquen, como un "Final Destination" contra viajeros del tiempo.

Si uno de los grandes temas (camuflado entre profetas borrachos y corredores de apuestas) es el de las decisiones y sus consecuencias, el otro podría ser el de la violencia doméstica. Dentro del libro se intercalan las historias de varias parejas (o familias) que sufren de esta problemática. King nos cuenta desde las humillaciones diarias hasta los desenlaces más espantosos que sufren las víctimas de estos malos tratos.

Como mencionaba, los momentos más bajos de la especie humana (incluso uno en el que dudé de que el mismísimo Flagg, avatar diabólico de las novelas más fantásticas de King, se hubiera metido bajo la piel de un protagonista) están intercalados con el bellísimo relato de la relación amorosa que mantiene nuestro Jake. Dependiendo de los sentimientos de cada uno, podría rodar alguna lágrima por la mejilla del lector, en los buenos o en los malos. O ser como Epping, que jamás llora.

Los fanáticos de King tendrán además la recompensa de un puñado de easter eggs, con menciones y personajes que pasan de visita por este libro, sin interrumpir la trama. Aquellos que no hayan leído al autor, ni lo notarán.

Son más de 850 páginas que se pasan volando, mientras el autor utiliza la excusa de la muerte de JFK para hablar de cómo nuestras acciones determinan lo que nos sucederá, con o sin el diario del lunes.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3