Home Libros Reseña: A Clash of Kings

Reseña: A Clash of Kings

Por el Libros

Reseña: A Clash of KingsEl segundo libro de la saga de "A Song of Ice and Fire" de George R.R. Martin continúa las historias del libro anterior, mueve las piezas de una especie de ludo mágico, y el único inconveniente es tener que esperar todo un turno si uno de los colores nos entretiene más que otro.

Reseña: A Clash of KingsEl primer párrafo de este libro ya me resultó diferente a todo el primer libro por una sencilla razón: era algo nuevo. El fenómeno de la saga de "A Song of Ice and Fire" me llegó a través de la serie de televisión, y para cuando leí el primer libro ya sabía más o menos todo lo que ocurría. Esto fue diferente.

Ya sabía que la prosa de George R.R. Martin me resultaba muy sencilla de leer, más allá del idioma y las extensas descripciones que realiza en varias oportunidades, sobre todo cuando se trata de prendas de vestir y grandes banquetes. Restaba comprobar cómo asimilaría nueva información, por primera vez a través del texto.

"A Game of Thrones", al igual que la serie televisiva que lo adapta, no termina en un gran clímax sino en un punto de la trama en el que ocurren hechos destacados, claro, pero dentro de una historia que continúa desarrollándose.

Y eso termina de quedar claro al leer "A Clash of Kings". Martin no escribe películas de tres actos, con personajes que tienen un único objetivo y hacia él se dirigen (geográfica y espiritualmente). La saga parece planteada como una ficción televisiva en la que el elenco va sorteando dificultades e interactuando capítulo a capítulo.

Claro que esto puede tener sus contratiempos. Y así como la temporada de una serie puede tener episodios "de relleno", ACOK tiene capítulos que uno desea terminar más rápido que otros. Sobre todo por el estilo elegido por el autor, en donde cada capítulo está centrado en un personaje y el narrador sólo sabe lo que aquél sabe. Martin maneja varias historias que se suceden en distintos puntos de su mundo (cada vez más) y eso hace que en ocasiones la "gran" historia no se mueva tan rápido como el entusiasmado lector cree.

Es como una partida de Ludo, en la que uno puede esperar todo un turno para que le toque a su color favorito, que el dado marque un uno y tener que volver a esperar. Esto marca a las claras de que es una actividad que entretiene.

La historia que comenzó en el libro anterior describe un período en la historia de Westeros, un continente que vivió unos cuantos años en paz, luego de la caída del rey anterior, y por una serie de acciones motivadas por lo más bajo del ser humano (ambición, lujuria, envidia) comienza a gestarse un nuevo cambio de paradigma.

No solamente está ocurriendo un cambio político, sino otro mucho más importante que comenzó sobre el cierre de AGOT. El regreso de ciertos animales mitológicos hace que la Magia empiece a funcionar mejor, como si este nuevo-viejo concepto se alimente de esas presencias, lo que también amenaza con cambiar la forma en que se hacen las cosas.

En medio de estos grandes conceptos está la historia de pequeñas personas; algunas por su mente y otras por su estatura. Tyrion Lannister continúa robándose los aplausos, esta vez desde una posición de poder y con fines casi altruistas.

A su alrededor, el gobierno parece desmoronarse por problemas internos y por la incidencia de los numerosos "kings" que amenazan la capital, aunque deben enfrentar sus propios problemas. Habrá al menos una alta traición, al menos una muerte que me dejó con la boca abierta y muchos momentos para pensar "qué hijo de una gran perra". Quizás menos que en el primer libro, aunque eso pueda ser porque uno ya va conociendo a los personajes.

Westeros es enorme y hay que tener la paciencia de saber esperar que algunos personajes se desplacen de un sitio al otro. Las distancias parecen aun mayores cuando algún personaje muere, ya que suele hacerlo lejos de sus seres queridos.

La historia termina, como en el libro anterior, en un punto álgido de la trama, que resulta menos anticlimático que en "A Game of Thrones" por una revelación que me hizo respirar hondo, y por el final de un conflicto armado en donde resultó difícil ponerse del lado de uno de los ejércitos.

El tercer libro está en camino, así que en breve continuaré la lectura de la saga. En este momento me siento nuevamente tras el final de una "temporada" televisiva, y esperando la tercera con más magia, más sangre y más páginas para pasar a la velocidad en la que un dragón surca los cielos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3