Home Libros Reseña: Los Ojos del Dragón

Reseña: Los Ojos del Dragón

Por el Libros

Reseña: Los Ojos del DragónLa cadena SyFy tiene intenciones de adaptar "Los Ojos de Dragón", una novela de Stephen King de 1984 que en tono de cuento para niños relata la historia de un reino puesto en jaque por el plan de un malvado hechicero. El libro tiene potencial pero nunca termina de explotarlo.

Reseña: Los Ojos del DragónVarias veces he tenido contacto con la obra de Stephen King, sobre todo por convivir con una ávida lectora del escritor nacido en Portland. La biblioteca de casa tiene varios volúmenes de King y hace poco terminé de leer uno de ellos.

Sucede que a fines de mayo en Entertainment Weekly se anunció que la cadena SyFy estaba interesada en desarrollar una de sus novelas (publicada en 1984 y reeditada al público masivo tres años después), como película o miniserie.

La nota señalaba un dato curioso: de las novelas anteriores a 1990 publicadas con su nombre (y no con el seudónimo de Richard Bachman), las únicas que no han sido adaptadas son las de corte fantástico, como la serie de La Torre Oscura, El Talismán y la que motivó mi lectura, Los Ojos del Dragón.

En la contratapa se dice que el autor "convierte el clásico cuento de hadas en una obra maestra del género de terror". Luego de terminar la novela, planteo un par de diferencias con la afirmación anterior. Los Ojos del Dragón no se enmarca dentro del género de terror y definitivamente no es una obra maestra. Pero se deja leer y de manera veloz.

El narrador, como un padre que cuenta una historia a su hijo antes de ir a dormir (King lo habría escrito porque a su hija no le gustaban las historias de terror), va opinando acerca de la historia y revelando detalles de la trama, con un ritmo que a veces puede volverse repetitivo. Avanza dos pasos y luego retrocede tres para revelar algún secreto. Pero la trama no deja de moverse.

La historia ocurre en un mundo mágico (tiene puntos de contacto con otras obras de King pero es independiente) con un rey que no es perfecto pero mantiene a su reino en condiciones bastante aceptables. Durante todo el relato aparecerán personajes imperfectos, que (salvo el malo malísimo) no son blancos ni negros.

El rey tiene dos hijos, y el mayor será coronado rey cuando él muera. Claro que el hechicero que aconseja al rey (nunca aceptes consejos de un hechicero) tiene otros planes, y para ello armará una peligrosa trampa en la que caerá el heredero. Claro que su hermano menor "posee un secreto que nadie ha sido capaz de imaginar".

Seguramente nadie lo imaginó porque la contratapa vuelve a mentirnos. No hay un gran secreto, sino información que sólo él conoce. Pero dejemos de hablar de la contratapa.

La acción transcurre sobre todo en dos momentos: cuando se produce el cambio de un rey a otro, y años más tarde, cuando un plan meticulosamente armado se logra concretar. Habrá una resolución sin mayores vueltas de tuerca y momentos intensos que capturarán la atención del lector.

King no pasó a la historia por este libro, y por algo aún no ha sido adaptado. Quizás fenómenos como Game of Thrones hicieron que las cadenas buscaran otra "propiedad" fantástica que explotar, y llegaron hasta aquí. El potencial es mucho, lo que al mismo tiempo permite soñar con un buen producto audiovisual y marca el principal pecado de la novela: habiendo tanto potencial, la historia que King decidió contar es algo llana.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3