Home Libros Reseña: Soon I will be Invincible

Reseña: Soon I will be Invincible

Por el Libros

Reseña: Soon I will be InvincibleAustin Grossman nos presenta una novela que toma los clichés del cómic de superhéroes y le inyecta elementos del mundo real. Todo sería perfecto, salvo por el pequeñísimo detalle de que el propio cómic de superhéroes lo viene haciendo desde hace más de treinta años.

Reseña: Soon I will be InvincibleLlegué hasta el final de este libro porque me interesaba reseñarlo. Se trata de una novela ambientada en un universo superheroico, con protagonistas claramente inspirados en los más conocidos personajes de DC y Marvel. Pero todo el entusiasmo que me generó descubrir la existencia de Soon I will be Invincible se borró al ir pasando las páginas y tuve que hacer un gran esfuerzo para terminar de leerlo.

La idea es interesante; un supervillano y una heroína en ascenso van narrando el último plan del primero (el supervillano) para conquistar el mundo. Y las buenas críticas citadas en la contratapa y las primeras páginas afirman que Austin Grossman tomó los clichés del género y los dio vuelta para contar una historia original. El problema es que todas estas personas parecen creer que el cómic de superhéroes se mantuvo invariable desde la década de los sesenta.

El Doctor Impossible está encerrado en prisión y desde allí planea su próximo plan nefasto para terminar con los superhéroes y conquistar el mundo. De paso, nos permite meternos en su mente, la de un tipo brillante con capacidades sociales limitadas, que se fue alejando cada vez más de la sociedad.

Sus capítulos están intercalados con los de Fatale, una mujer con implantes cibernéticos que le dan superpoderes. Ella acaba de ser aceptada por un importante supergrupo y debe aprender a comportarse frente a ellos.

Grossman sabe contar su historia y pinta a sus personajes con suficiente tridimensionalidad como para entenderlos, pero cada capítulo confirma que el autor juega con los clichés de los cómics de superhéroes de la Edad de Plata y su "gran innovación" son los clichés de los cómics de superhéroes de los años ochenta. E incluso antes

La profundidad de sus personajes, con superhéroes divorciados que deben pelear juntos, que se tienen envidia, que tienen historias de vida muy parecidas a las del tipo común, son cosas con las que Chris Claremont y John Byrne se hicieron famosos en los X-Men, a finales de la década de los setenta y a comienzos de la siguiente. Y a partir de ahí, por decenas y decenas de creadores.

Quizás aquellos que no sean seguidores del cómic de superhéroes encuentren la lectura interesante. Aun así, se trata de una lectura de entretenimiento, que no llega a la profundidad de cómics de Alan Moore, Neil Gaiman o Grant Morrison (cuando ellos están en modo profundo). Podría servir de puerta de entrada a aquellos que piensan que DC y Marvel se limitan a mostrar a tipos muy buenos peleando contra tipos muy malos. Vamos, hasta en un cómic de Rob Liefeld hay más que eso.

No puedo recomendar esta novela más que como historia de superhéroes que puede leerse en el ómnibus sin llamar la atención (por estar contada en prosa). Si quieren una deconstrucción del género, tienen un montón de ejemplos de cómics editados en los últimos treinta años. Por aquí hemos reseñado unos cuantos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3