Home Miscelánea Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Por el Miscelánea

Multiverseros en el Force FridayEl pasado 4 de setiembre se realizó el Force Friday, día en que se lanzó la primera tanda de productos del Episodio VII de Star Wars. Hank Scorpio, nuestro cronista en el norte, estuvo en la celebración y nos trae su visión de lo ocurrido a las 00:01 del viernes.

No es exagerado admitir que todos esperamos ansiosamente el 17 de diciembre, fecha de estreno de Star Wars Episode VII: The Force Awakens. Para hacer la espera más llevadera (y de paso empezar a desquitar la compra de Lucasfilm por la friolera de 4.000 millones de dólares), al Imperio del Ratón Oscuro se le ocurrió lanzar la primera camada de merchandising del Episodio VII este pasado viernes 4 de setiembre. Conocido mundialmente como Force Friday, fue precisamente a las 12:01 AM que se pusieron a la venta cientos de productos con los personajes del nuevo capítulo de la saga. La elección de la fecha no fue accidental, ya que marcó el comienzo del fin de semana largo que precede el Día del Trabajador estadounidense; aunque sí llama la atención los tres meses y pico de anticipación con respecto a la premiere.

Multiverseros en el Force Friday

Recuerdo con cariño los Force Friday (aunque por aquel entonces no se llamaban así) correspondientes a Attack of the Clones y Revenge of the Sith. Durante mis años de estudiante nómade en Estados Unidos se me hacía poco práctico amasar una extensa colección de figuras de acción. Pero el amor a la Fuerza es más fuerte y de todas formas esperaba con ganas la presentación en sociedad de los nuevos juguetes de cada precuela, augurándome por lo menos una pieza clave como souvenir de la celebración medianochera. Fue así que apenas se abrían las puertas de algún comercio adherido, marchaba derechito a encontrarme con Jango Fett, Zam Wessell y el General Grievous, personajes visualmente cool y hypeados por las revistas de cine y juguetes (más el corto de Genndy Tartakovsky) de la época.

Diez años más tarde, la esencia se mantiene pero la cosa ha cambiado un poco. El catálogo filtrado de Hasbro semanas antes nos mostraba precisamente a dónde irían a parar nuestros ahorros del año, eliminando así el factor sorpresa y los momentos de balbuceante indecisión frente a la merca (Nota del editor: se refiere a los juguetes). Los impresentables mercachifles que en el '99 habían acaparado cualquier corcholata que dijera Episode I (y se terminaron clavando con el excesivo stock) fueron más prudentes esta vez. Lo cual no quita que al otro día se pudieran encontrar precios exorbitantes en eBay. Algunas cosas, como los sables de luz y los cascos blancos, nunca cambian...

Para empezar a lubricar nuestras glándulas salivales, el jueves pasado Hasbro subió unos videos mostrándonos el unboxing de productos clave en distintas partes del mundo, a medida que pasaba la medianoche en cada huso horario. Fue así que San Francisco mostró el nuevo Millennium Falcon, el cielo de Toronto se llenó de Air Hogs (drones ultra livianos que replican nuestras naves favoritas), Berlín jeteó con los esperados nuevos sets de LEGO y Madrid festejó el regreso de las recordadas Micro Machines.

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Uno de los productos más soñados (pun intended) fue la genial cama de la firma Pottery Barn, que reproduce el exterior de la nave de Han Solo, incluye el panel de control en la cabecera y es capaz de llevarnos a los brazos de Morfeo en menos de doce parsecs.

Multiverseros en el Force Friday

Revelador para los fans fue el unboxing de París, donde pudimos ver y escuchar el (ya clásico gracias al teaser) sable de luz de Kylo Ren. El video deja claro que no estamos ante un sable convencional, ya que parece tener una energía más inestable y emite sonidos más guturales.

Y hablando de sables, una de las vedettes lúdicas de setiembre promete ser el Bladebuilder Jedi Master Set. Como su nombre lo indica, ahora podemos configurar decenas de posibles combinaciones de sables de luz para perseguir y torturar al Bobby, cada uno con sus efectos sonoros correspondientes.

Multiverseros en el Force Friday

Hong Kong demostró que dos marcas de confianza son mejores que una con la línea Hot Wheels. Uno de los sets más adictivos luce al Star Destroyer enterrado visto en el tráiler, mientras un Millennium Falcon controlable se empecina en derribar Tie Fighters. Los autitos basados en los personajes se venden por separado. Me llevo cuatro, por favor, uno para cada uno de mis... ejem, "hijos".

Multiverseros en el Force Friday

No es secreto que Japón es tierra de mechas y kaijus. Quizás con esto en mente fue que la capital nipona fue la elegida para los muñecos tamaño hermanito de Kylo Ren y el rediseñado Stormtrooper. Ideal para hijos únicos que gustan que se les ordene bajar las armas y seguir circulando, estos macacotes tienen botones y sensores que les permiten hablar y emitir sonidos de la saga.

Multiverseros en el Force Friday

Las figuras de acción siempre han sido moneda corriente en esta columna. Y Star Wars ha sido históricamente pionera y un referente en el hobby, desde aquella primera colección del '77. Casi cuatro décadas más tarde, da gusto ver como la nueva colección "básica" duplica el enfoque de los macaquitos clásicos de Kenner con cinco puntos de articulación. A esto se le suman las colecciones con accesorios deluxe, las imprescindibles naves y vehículos, los muñecos de doce pulgadas y la aclamada Black Series de tamaño medio (o "etiqueta negra", como la llamamos con Hijo de Chuck Norris, mientras prende velas para que Mosca les baje el precio).

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Pero el lanzamiento por excelencia, que para muchos va a suplantar a su pareja o al menos crear una amistad de por vida, es el maravilloso BB-8 de Sphero. Por unos U$S 150, uno puede obtener al robot más adorable de la galaxia (perdón, R2), capaz de ir de patrulla, interactuar, grabar y emitir hologramas y hacer todo tipo de simpáticos trucos, siempre controlado por nuestro teléfono inteligente. Porque si fuera por nosotros, ya quedamos todos embobados con el chiche (Nota del editor: el mío ya está encargado).


Ben Affleck tuvo a la niñera, nosotros tenemos a BB-8.

Al tratarse de una campaña comercial masiva, a lo largo del Force Friday cada cadena promovió piezas y/o actividades exclusivas. Amazon tuvo ofertas en todo lo relacionado con Star Wars y sorteó un Legendary Jedi Master Yoda interactivo a través de Facebook (otra de las piezas de resistencia). Como era de esperarse, el icónico Toys "R" Us de Times Square se llevó todas las palmas, haciendo las de anfitrión el autor y coleccionista Steve Sansweet, y ofreciendo un taller de dibujo a cargo del artista Jeff Carlisle. Infaltables fueron las demostraciones en pantalla gigante del nuevo videojuego de Disney Infinity, los concursos de LEGO, disfraces y trivia, una academia de sables de luz y fotos con los cosplayers de rigor, mientras unos pocos privilegiados degustaban "galletitas Wookie".

La Fuerza estuvo presente más que nunca en las Disney Stores donde se entregaba un pin conmemorativo a los 100 primeros clientes, además de un póster de edición limitada con el arte del Maestro Jedi honorario Drew Struzan. A lo largo del viernes, casi como recordándonos que Star Wars también es para los niños, hubo sesiones de manualidades y cuentos, con premios y souvenirs varios para los pequeños Padawans. Por otra parte, los coleccionistas se fueron contentos con la detallada Elite Series de figuras de metal, disponibles solo en las tiendas del Ratón Miguelito. Por último, Target lanzó la experiencia interactiva Share the Force, donde los fans pudieron grabar y compartir videos de sus memorias más preciadas de Star Wars.

Multiverseros en el Force Friday

Volviendo a mi experiencia, una vez pasada la "previa" del unboxing compartido en YouTube, me dirigí a la sucursal de Toys "R" Us de mi comarca, cadena clave en esto de lucrar con la saga del Tío Lucas (que la vendiste pero igual sigue siendo tuya, Barba). Una de las ventajas de no vivir en una de las grandes urbes estadounidenses es, justamente, no tener que formar parte de colas más largas que un batallón imperial o asquearse cuando los estereotípicos scalpers, esos inescrupulosos revendedores, no tienen tapujo alguno en pisotear y empujar para -literalmente- robarle un juguete a un niño.

Multiverseros en el Force Friday

Con diez minutos para la medianoche, todo estaba sereno. Conté unos quince colegas de mediana edad haciendo fila y especulando sobre los detalles más ínfimos del teaser que ya todos nos sabemos de atrás para adelante. Reconfortaba ver un letrero que prohibía a los compradores hacerse de más de tres ejemplares de cada producto. A exactamente las 12:01 de la madrugada se abrieron las puertas y comenzó una disimulada pero vigorosa caminata hacia las góndolas rojinegras. Reconozco y agradezco que la cosa haya sido muy civilizada. La codicia y el egoísmo comercial dieron lugar al entusiasmo generalizado por una pasión en común. "Mirá qué bueno ésto, qué de más que está esto otro...". La gente pedía permiso y se corría mientras se llenaban canastos en forma juiciosa. Los más desinhibidos se disparaban con dardos Nerf, mientras que otros se calzaban máscaras que cambiaban la voz o desenfundaban coloridos sables de plástico, siempre con el de Kylo Ren a la cabeza.

Multiverseros en el Force Friday

Después de conseguir lo que buscaba (salvo a la Capitana Phasma, que parece ser la figurita difícil de esta primera tanda) me dirigí a la caja, donde fui uno de los favorecidos en recibir un póster conmemorativo y una piecita de LEGO de edición limitada. En Target el público fue diferente. Atrás quedaron los coleccionistas de cepa y los jugueteros para dar cabida a estudiantes universitarios quienes, como uno en su momento con la Trilogía Original, crecieron con Episodios I-III (inserte chiste facilongo aquí). El punto alto fue el sorteo de un par de Chewbaccas gigantes y sumamente imprácticos. Los ganadores del sorteo tenían cara de todo menos de ganadores. Ya para cuando llegué a Wal-Mart cerca de la 1:00 AM, la atmósfera era más mundana, con solterones desalineados comprando leche, cereales y bandejitas para microondas, en vez de buscando al exclusivo Stormtrooper con su Dewback re-tierno de Funko Pop.

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Pero fue recién después de toda esa maratón comercial que pude vivir el momento más puro y que en definitiva le dio sentido a la velada. Ya de vuelta en casa, mientras admiraba e imaginaba escenarios potenciales para los nuevos compañeros de estantería de Vader, Maul y Grievous, se asomó una sonrisa desvelada. Por un momento y antes de pegar el ojo, volví a sentir eso inconfundible que solo la Saga Madre nos da. "En un tiempito nomás vuelve Star Wars".

Multiverseros en el Force Friday

Multiverseros en el Force Friday

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3