Home Miscelánea New York Comic-Con 2013: La crónica

New York Comic-Con 2013: La crónica

Por el Miscelánea
New York Comic-Con 2013: La crónica

A casi un mes de celebrada la convención, presentamos un recorrido por las instalaciones del Javits Center en palabras del multiversero que vivió el acontecimiento por primera vez. Geekstoria de una ida y una vuelta, por su amigo RinTinTin.

Las buenas ideas por lo general tardan un tiempo en cocinarse. Ésta en particular la veníamos hablando con Hijo de Chuck casi desde el mismo momento de su regreso al país tras la New York Comic-Con de 2012. Así que el día que finalmente se pusieron a la venta las entradas para la de 2013 ya teníamos mucho camino recorrido.

Un pase a la gloria

Para no andarnos con chiquitas, nos animamos a pagar los dolaretes que salía cada pase VIP. Sabíamos que las acreditaciones de prensa nos daban prácticamente los mismos beneficios y sin poner un peso, pero el riesgo de ser bochados y quedarnos sin entradas era alto (un sitio tercermundista de dudosa calidad solicitando dos pases gratis para pulular libremente por el Javits durante los días de convención). Queríamos que la experiencia fuese única, y en ese sentido nuestros pases VIP eran la frutilla de la torta.

New York Comic-Con 2013: La crónica
Un sobre misterioso llegó a casa días antes de partir. Aquí su contenido.

A las pocas semanas, Dios quiso que Multiverseros fuese visto con buenos ojos por la organización y a nuestras casillas de correo llegaran los correspondientes mails que nos daban el OK para formar parte de la cobertura del magno evento. Así que además de la sala VIP, también íbamos a tener a nuestra disposición la sala de prensa, uno de los espacios que ofrecían las mejores vistas del lugar. En cuanto a la plata gastada, a esa altura ya nos importaba un pito.

New York Comic-Con 2013: La crónica

Finalmente los meses se hicieron días, y tras tres escalas de avión y el viaje en van más caro de nuestras vidas, la NYCC'13 pasó a ser un sueño hecho realidad.

Un poco de tap

El pedigree de nuestros pases nos permitió entrar y salir del lugar sin esperas de ningún tipo. Algo que no fue vital pero sí clave, ya que la gente era mucha y la entrada del "pueblo", por más ancha que la hicieran, seguía siendo un molesto cuello de botella.

Un "tap" era lo que había que hacer con nuestras acreditaciones para poder entrar y salir del lugar. Aparentemente los años anteriores venian habiendo cantidades industriales de pases truchos, así que esta vez decidieron agregar más controles sobre los mismos. El proceso era muy sencillo: había varios securities con un scanner esperando en cada punto de acceso al Javits. Uno debía dirigirse hacia ellos y presentar su acreditación, que procedía a ser "tapeada" contra el scanner. Acto seguido, estábamos adentro (o afuera).

New York Comic-Con 2013: La crónica
Adentro estaba Neal Adams. Y eso es lo que cobraba por sacarse una foto con él.

Este proceso de tapping es lo que alegremente apareció durante los primeros días en los Facebooks y Twitters de los asistentes, en forma de mensajes alusivos.

  • Getting my daily dose of #NYCC!
  • I just checked in to #NYCC 2013
  • So much pop culture to digest! Can’t handle the awesome. #NYCC

Pero la gente armó tal quilombete que decidieron suspender la funcionalidad para las jornadas siguientes.

Bate que bate

Antes de ver el stand especial anunciado por DC, antes de pasar por el tablado que habían armado en Marvel, antes de enterarnos que Hickman andaba por los mostradores de Image, lo primero en el menú fue abalanzarnos sobre las bateas de gangas de los diferentes comercios con presencia en la Con. Había un mundo de ellas, y buscando muy poquito podíamos darnos de frente con seductores cómics que podían ser nuestros por 2 dólares, 1 dólar, y hasta 50 centavos!!! El tepé (moneda manejada por la dupla Alcuri/Accorsi durante la NYCC'12) seguía estando a U$S5.

Como mi principal objetivo eran las finitas y el de Hijo de Chuck los tps, nuestra simbiosis fue perfecta. No competimos por nada y nos ayudamos en todo, gran parte del éxito de lo cosechado durante esos tres días estuvo allí.

New York Comic-Con 2013: La crónica
La cacería comienza.

De más está decir que el jueves, aprovechando que era el día de menos gente (y que nuestras ladies nos dieron carta blanca), hicimos destrozos. Después de la primera transacción en uno de esos antros de perdición, ya sabíamos que íbamos a tener que comprar más valijas para volver al paisito (y así lo hicimos, pero esa es otra historia).

Dato curioso. Las tapas 3D que la DC había puesto a la venta durante el mes pasado, algunas de las cuales ni siquiera llevaban dos semanas de publicadas, estaban a la venta en la convención, claro que sí, pero a precio de oro: 15 dólares los primeros días, algunos temerarios decidieron rebajarlas un cachito y ponerlas a 10 sobre el final. Hicimos de cuenta que no existían. Por suerte, en los diferentes locales de Midtown Comics que hay repartidos por la ciudad todavía se podían conseguir varias de ellas (algunas ya no) y a precio de tapa (3,99). Así fue como me terminé comprando el "Batman #23.2" de Scott Snyder, el de la tapa del Riddler.

Dato colorido. Un mexicano me quiso dejar su número de teléfono. Hijo de Chuck dice que le gusté. Después, cuando fuimos a levantar nuestras acreditaciones de prensa, un par de señoras nos preguntaron si éramos hermanos... nunca nos sentimos tan ofendidos. Por suerte yo podía ir a buscar consuelo a los brazos de mi cuate, aunque preferí guardarme esa carta para otra vida.

Stand by us

Ya dejando la zona de confort, estaban los stands de editoriales y demás empresas, que promocionan sus productos a precios normalillos, libres de rebajas. La verdad es que no llamaron mucho nuestra atención, apenas sacamos alguna foto. Sí era un buen lugar para poder tomar aire, ya que los locales estaban bastante más espaciados que en la tierra prometida. El aire fluía, nuestros pulmones se hinchaban de oxígeno y rezaban para que no nos volviésemos a meter en los sórdidos corredores, ya sabiendo de antemano que su batalla estaba perdida.

New York Comic-Con 2013: La crónica
Marvel no dejó pasar la oportunidad de salpicar su stand con Agents of S.H.I.E.L.D.

En el stand de Marvel, cada tanto juntaban a la muchachada alrededor de un estrado, con la promesa de tirar al aire alguna camiseta (sobre los últimos días creo haber visto también algún comuñe), cual batero y sus palitos después de terminar los bises. El hedor que generaba tanta gente junta y excitada, esperanzada por que uno de esos objetos cayera justo en sus manos, nos hizo huir en busca de mejores pasturas.

New York Comic-Con 2013: La crónica
El stand de DC tenía como plato principal esta exhibición con los diferentes trajes cinematográficos de Superman.

Al contrario que Marvel, en DC el trato con la gente era (cuando mucho) nulo. Demostrando claramente que saben cómo hacerse querer pero prefieren evitarlo. A pesar de eso, pudimos obtener algun poster y aquella guía gratarola de la que alguna vez en este mismo sitio hicimos una nota. La exhibición de los diferentes trajes de Superman no me movió un pelo.

Obviamente había muchas más editoriales y compañías queriéndonos vender o cebarnos con sus próximos lanzamientos. Pero todo el mundo sabía que la magia estaba en otro lado.

El callejón de artistas

Por acá anduvimos dos días diferentes. La verdad que para ser nomás un gran galpón, con tipos bien pegaditos uno al lado del otro, la experiencia es disfrutable. Mucho tiene que ver que esos tipos hacen lo que quieren con un lapiz y un papel, y más de una vez han dado forma y definido el destino de nuestros personajes favoritos.

New York Comic-Con 2013: La crónica
George Pérez

New York Comic-Con 2013: La crónica
Yanick Paquette

New York Comic-Con 2013: La crónica
Cliff Chiang

New York Comic-Con 2013: La crónica
Dustin Nguyen

Las charlas

Había algunas que podían valer la pena. Tal vez si hubiésemos asistido los cuatro días1 nos metíamos en una. En cambio, preferimos evitarnos las horas/hombre de colas de espera, aprovechar mejor nuestro tiempo y permanecer en el hall central, haciendo circular dinero por mercancías y disfrutando al máximo la experiencia.

El último día

Me di cuenta que fotos casi no había sacado, así que me puse el overol y arranqué a disparar en todas direcciones. Alguna cosa interesante salió.

New York Comic-Con 2013: La crónica

New York Comic-Con 2013: La crónica

New York Comic-Con 2013: La crónica

Esto es sólo una pequeña muestra. Para ver más cosplays, esperen próximas notas.

El botín

Hay dos corrientes muy marcadas en este tipo de convenciones. Ir a buscar cualquier tipo de oferta (siempre y cuando el objeto rebajado se mantenga dentro de los límites de calidad deseados) o ir a buscar cosas puntuales que completen nuestra colección (a buen precio, en la medida de lo posible).

En mi caso, el plan de acción estaba claro, sabía qué quería y me dispuse a buscar el mejor lugar donde conseguirlo. Lo que no implica que la cosa no haya terminado degenerándose un pelín.

New York Comic-Con 2013: La crónica
Mi idea inicial era comprar un sólo muñeco (el de Zur-En-Arrh). Pero el consumismo venció una vez más.

Pequeño manual de supervivencia

Como para dejarle algo de valor a la comunidad, antes de cerrar este repaso los dejo con algunos tips que pueden llegar a ser de utilidad para futuros multiverseros que tengan planeado vivir in situ la experiencia.

  • No conformarse al primer precio
    Por más que la emoción y las ganas de finalmente conseguir eso que fuimos a buscar sea mucha, caminando un poco se puede encontrar lo mismo por menos. Lo mejor es obviar los lugares que indican que los precios están marcados en cada cómic, o los que aplican un determinado descuento sobre ellos. Ni que hablar de esos que se dicen avalados por el CGC. Hay cientos de bateas indicando claramente que todo su contenido puede ser adquirido a precio casi que regalado. Intenten primero por allí.

  • No duden en agacharse y revolver
    Varios locales tienen bajo sus mesas cajas con trojas de muñecos sueltos a precios que parecen joda. Por sueltos no me refiero a faltos de accesorios (que también los hay, ojo), sino faltos de su empaque original. Ser hurgador y cachivachero está bien visto, y de todas formas la recompensa bien vale cualquier molestia.

  • Can you give me a discount?
    Pueden probar pedir algún descuento, por lo general funciona muy bien con muñecos en su empaque original. Pero no abusen demasiado ni lo hagan cuando hay más clientela alrededor del vendedor, los precios de por sí ya son muy buenos en la mayoría de los casos.

  • Llevar una mochila espaciosa es FUNDAMENTAL
    Los pases VIP nos prometían entre otras cosas unas bolsas amplias, especiales para cargar con todo lo adquirido. No se dejen engañar. Si van a vivir la experiencia como "su última vez", les aseguro que ninguna bolsa será suficiente ni más cómoda que una buena mochila.

  • Aseo y alimentación
    Lo ideal es ir comido y aguantarse hasta la salida (las horas de convención tampoco son demasiadas), no descarten que adentro puedan ligar alguna muestra gratis (en nuestro caso, tocó chocolatada). Si se la juegan por los pases VIP, en la sala correspondiente tienen ropería exclusiva y canilla libre de latas de refrescos (no abusen, ¡piojosos!, agarrando una alcanza y sobra, aparte son extra large, tampoco me animaría a aventurar que esto sea así todos los años). En los baños del lugar uno puede pasar la lengua por los artefactos, no duden en usarlos. Cargar con un desodorante es crucial, no escatimen en gastos.

New York Comic-Con 2013: La crónica
El final de la jornada, desde la sala de prensa. Con los corredores vacíos.

La convención termina acá pero nuestra aventura no. Así que manténganse en sintonía para los próximos informes a puro sabor neoyorquino.


1 El sábado ya estaba prometido que iba a ser día de paseo, lejos de la Con. Como contrapartida, el viernes las muchachas se venían al Javits con nosotros. Un trato justo que satisfizo a ambas partes.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3