Home Miscelánea NYCC: La Previa

NYCC: La Previa

Por el Miscelánea

NYCC: La PreviaEn la mañana del miércoles, si las condiciones climáticas y los conflictos latentes lo permiten, estaré viajando a Nueva York, con el objetivo de asistir a la Convención de Cómics de esa ciudad. Así llegué hasta el momento que me tiene nervioso desde hace días.

NYCC: La Previa

NYCC: La PreviaLos devotos de ciertas religiones tienen la obligación de asistir, al menos una vez en la vida, a un lugar sagrado. A cumplir con cierta peregrinación y llegar hasta el sitio que representa todo aquello en lo que creen.

Nunca me había planteado la posibilidad de asistir a la New York Comic Con (NYCC) hasta que un grupo formado por dos creadores de cómics uruguayos y un periodista del noveno arte de la vecina orilla me invitaron a ser el cuarto integrante. Ese puesto parecía ser más peligroso que baterista de Spinal Tap, pero afronté el desafío.

La NYCC es una de las convenciones de cómics más grandes de Estados Unidos, y a diferencia de la de San Diego está (un poco) menos contaminada de cine y televisión. Las entradas para esta última se agotan con meses de anticipación, debido en gran parte a las seguidoras de Twilight que quieren ver a sus estrellas ser infieles en vivo.

De a poco, y después de haber dicho que sí, me di cuenta de lo importante que podía ser ese viaje. Primero, por mi falta total de iniciativa: si no me lo hubieran planteado, quizás jamás se me hubiera pasado por la cabeza ir. Y segundo, porque es innegable la influencia del cómic en mi tosca existencia.

La historieta es la expresión artística con la que me siento más cómodo como consumidor (sacándole el negativismo de esta palabra), y la producción occidental, en especial la de Estados Unidos, es un porcentaje importante del total de lo que he leído.

Después de haber resuelto el tema del transporte, la visa, el alojamiento y el acceso a la convención, se me ocurrió una locura (ya que estaba). Y comencé el proceso para acreditarme como periodista. Inserte risas aquí.

Habiendo saltado a través de una docena de aros prendidos fuego para conseguir el salvoconducto al país del norte, esto resultó un juego de niños. Al menos entenderlo. Después estuvo la parte de mandar nueve páginas con datos acerca de Multiverseros, ejemplos de notas redactadas por mí y otros requisitos POR FAX. Gracias al cielo, mi viejo todavía tiene uno.

El segundo momento más emotivo de esta locura, después de caer en la cuenta de que voy a estar en la NYCC, fue la respuesta positiva al pedido de acreditación. Saben las horas y las ganas que le ponemos a este sitio, y legitimarlo en el magno evento es algo que nos llena de orgullo. Además de que hace más sencilla la tarea de abordar a algún creador y pedirle unas palabras. Lo más difícil será que se me ocurra algo interesante que preguntarles.

Si no hay imprevistos, si López Mena no hace un piquete en el espacio aéreo uruguayo ni Frank Miller toma de rehenes a todos los presentes en el Javits Center de Nueva York, estaré disfrutando (primero) y cubriendo (después) la convención. Disculpen el orden de prioridades, pero sé que ustedes harían lo mismo.

No prometo "primicias", porque para eso habría que salir corriendo a buscar una computadora en cuanto Scott Snyder diga que será el próximo escritor del cómic de Superman. Pero sí, con tiempo, trataré de compartir con ustedes la mayor cantidad posible de sensaciones y las declaraciones de algunos de los protagonistas.

Allá voy.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3