Home Miscelánea NYCC: Una noche acerca de nada

NYCC: Una noche acerca de nada

Por el Miscelánea

NYCC: Una noche acerca de nadaEl primer día de la Convención de Cómics de Nueva York me dejó con kilos de cómics en bolsas y viajando al Bronx para asistir al espectáculo de stand up de Jerry Seinfeld. Todavía quedaba más, porque cargué con las bolsas desde allí hasta la fiesta de Vertigo para celebrar el final de Scalped.

Cuando la Convención de Cómics de Nueva York cerró sus puertas en su primer día, restaba mucho para que la jornada de este sujeto hubiera terminado. Así que, con kilos de historietas recién compradas en bolsas que se iban desgarrando por el peso, tuve que movilizarme.

Junto a Nicolás Peruzzo nos dirigimos al Bronx, para asistir al stand up de Jerry Seinfeld. Mi opinión de la obra está viciada de nulidad, debido a mi fascinación por la obra de este comediante de 58 años (que sigue pareciendo de 35), pero no me importa: estuvo impresionante.

Sigue hablando "de nada", por supuesto, y aun cuando hacía referencias sobre publicidades locales, el chiste no se perdía. Valió la pena la odisea para conseguir esas entradas y la odisea para llegar hasta ahí, porque los taxistas parece que hubieran llegado a Nueva York hace pocas horas (después hablás con ellos y te enterás que llegaron al país hace pocos meses).

Jerry sigue siendo el amo de su dominio.

NYCC: Una noche acerca de nada

Después del espectáculo, y gracias a la invitación de Will Dennis, terminamos en un pequeño pub en donde Vertigo celebraba el final de Scalped. Tuve la oportunidad de conversar con Eduardo Risso, R.M. Guéra (el artista de la serie) y con James Tynion IV, encargado de los backups de Batman y de la nueva serie Talon.

Por allí también andaban Jason Aaron, Scott Snyder, Brian Azzarello y seguramente varios más a los que no reconocí. Luego de esto, los más arrojados se dirigieron hasta una discoteca situada cerca de ahí. Como acostumbro hacer, escapando a toda presión social, quedé recostado contra la pared mientras sonaba música ochentera durante una gran cantidad de minutos.

Y relojeaba las pesadas bolsas con cómics, que seguí llevando hasta la madrugada, porque no tuve la chance de pasar por el apartamento.

Esta parte de la historia tiene menos fotografías, y es lógico: la mitad sucedió en un teatro donde específicamente lo prohibían (igual choreé una) y la otra mitad en antros oscuros. Al día siguiente volvería la cámara loca.

Pero primero había que clavarse un par de relajantes musculares. Mi espalda envidiaba la de Batman en Knightfall, imagínense lo que era eso.

BONUS TRACK:

Sí puedo mostrarles el bar en el que supuestamente se encontraban Jerry, George, Elaine y Kramer...

NYCC: Una noche acerca de nada

...y el comercio del verdadero Nazi de la Sopa.

NYCC: Una noche acerca de nada

¡Next!

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3